Menú
Qué ver si viajas a Malta
Qué ver si viajas a Malta
ISLA CON MAGIA

Qué ver si viajas a Malta

Mal es una de las islas con más encanto del Mediterráneo donde se puede disfrutar de playas turquesas además de contra con una gran historia detrás.

JOSELYN CONSTANTINO

Durante siglos, Malta ha sido un punto estratégico para la política, codiciado por muchos y con una gran riqueza natural. Además, esta isla cuenta con la ventaja de ser un destino muy asequible donde viajar. Y es que se trata de un enclave de lujo donde también puedes aprender idiomas como el inglés o el italiano.

Sin embargo, el 8 de marzo de 2017, Malta tuvo que decir adiós a uno de sus mayores atractivos turísticos, conocido como la Ventana Azul de la isla, donde todo viajero se sacaba una foto para el recuerdo. Pero la perla del mediterráneo es mucho más que eso. Descubre qué cosas se pueden ver y hacer en la isla para disfrutar de unas vacaciones inolvidables en Malta.

1 Caminar por la Valleta

La Valleta es la capital de la isla a pesar de ser una ciudad pequeñita que tiene más de 6.000 habitantes. Su nombre surgió para hacer honor al Gran Maestro de la Orden de los Caballeros de San Juan llamado Jean Parísot de la Valleta que fue la persona que se encargó de reconstruir la ciudad después de que fueran expulsados los turcos de la isla a mediados del siglo XVI. La ciudad tiene una gran historia detrás y se ha convertido en Patrimonio Mundial de la UNESCO por su belleza.

La Velleta es la capital de Malta, una de las ciudades más bonitas del MediterráneoLa Velleta es la capital de Malta, una de las ciudades más bonitas del Mediterráneo

Si te interesa el arte, una de las paradas obligatorias será visitar la Concatedral de San Juan donde se encuentra la popular obra de Caravaggio titulado 'La decapitación de San Juan Bautista'. Y es que para ser una isla minúscula, cuenta con más de 300 monumentos históricos. También es interesante visitar la casa palaciega Casa Rocca Piccola.

2 Bucear en las aguas cristalinas de la isla de Comino

Comino es una de las islas más paradisíacas y de agua color turquesa de Europa. Para llegar hasta Blue Lagoon hace falta coger un ferry sin embargo, merece la pena bañarse en él ya que cuenta con arena blanca. Pero si de verdad quieres disfrutar de una aventura inigualable, sumérgete a través del buceo y el snorkel para conocer en profundidad la belleza de la isla.

El agua color turquesa de las playas de CominoEl agua color turquesa de las playas de Comino

Además, es el lugar ideal si vas en busca de sol y playa. A pesar de ser una de las islas más pequeña de Malta, es una zona perfecta para desconectar donde no existen zonas urbanas y no se escucha el molesto ruido de los coches. Eso sí, si te quieres alojar en esta isla, hay que tener en cuenta que solo cuenta con un hotel que se abre en temporada alta.

3 Visitar las cuevas de Blue Grotto

Uno de los viajes más fantásticos que se pueden hacer en Malta es visitar las cuevas de Blue Grotto. Para la excursión, lo mejor es llevar el bañador puesto además de no olvidarnos del protector solar, ya que el sol es muy fuerte en esa zona y por tanto, peligroso para nuestra piel. Esta formación rocosa te dejará con la boca abierta.

4 Una isla Patrimonio de la Humanidad

El Hypogeum de Hal Saflieni es la zona arqueológica de la isla, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y que se encuentra en la localidad de Paola. Hypogeum significa literalmente 'bajo tierra' en griego y fue construido seguramente como santuario y necrópolis durante el 3.300 y el 3.000 a.C.

Malta es una isla con mucha historiaMalta es una isla con mucha historia

Esta zona fue descubierta como muchos de los grandes tesoros de Malta, en medio de la construcción de una vivienda en la zona. Durante el período de recuperación de los restos arqueológicos del sitio se rescataron amuletos, cabezas de hachas y figuras de arcillas tan representativas como la conocida como 'Señora Durmiente', una figura que representa a la Diosa Madre.

5 Contemplar los templos megalíticos de Malta

Dentro de las riquezas de la isla se encuentran los templos megalíticos de Malta como son Ggantija, Hagar Quim, Mnajdra, Ta' Hagrat, Skorba o Tarxien. Los investigadores a día de hoy todavía no han averiguado para qué eran utilizados aunque sí que hay varias pruebas de que en esas zonas se llevaron a cabo sacrificios de animales en honor a los dioses. Estos templos también han sido declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. El templo de Hagar Quim, por ejemplo, se encuentra en lo alto de una colina al sur de la islas.

6 Sentirte que estás en 'Juego de Tronos' en El Fuerte Manoel

En 2018 se ha abierto al público el Fuerte de Manoel, una obra de ingeniería militar construida entre 1713 y 1733 por la Orden de los Caballeros de San Juan con el fin de proteger la artillería del Isolotto en el puerto de Marsamxetto. Un fuerte que protagonizó una de las primeras escenas en las que salió 'La madre de dragones'.

Además, también se utilizó para la parte de la boda dothraki que unió en matrimonio a Daenerys y Kahl Drogo en la exitosa serie 'Juego de Tronos'. Una escena que fue grabada en la Isla de Manoel, además de en la, ya desaparecida, Ventana Azul de Malta.

7 Visitar la ciudad amurallada de Mdina y Rabat

Uno de los grandes atractivos turísticos de Malta es visitar las ciudades de Mdina y Rabat. Medina cuenta con una fascinante y larga historia detrás y se trata de una ciudad amurallada donde puedes pasear por sus calles sin preocuparte del tráfico de coches que ciudades como Nueva York o Londres tienen.

La famosa ciudad amurallada de MdinaLa famosa ciudad amurallada de Mdina

En cambio, Rabat es el típico pueblo pequeño maltés donde se puede disfrutar de la tranquilidad y el relax de una isla que cuenta con pocos habitantes. En esta ciudad hay restos arqueológicos de la época romana que se puede visitar como las Catacumbas de Santa Ágata o la Gruta de Pablo, el lugar por el que se dice que pasó el Santo y donde se paró a rezar.

8 Disfrutar de la isla pesquera de Marsaxlokk

Una de las típicas postales de Malta es la imagen de la tranquilidad que refleja el puerto pesquero de Marsaxlokk con sus típicas barquitas de pescadores de lo más coloridas fruto de la rica cultura maltesa. Un lugar paradisíaco donde reflexionar acerca de la aventura del viaje y disfrutar de un atardecer de ensueño.

Artículos recomendados