Menú
Canarias, siete islas para olvidarse del frío
Canarias, siete islas para olvidarse del frío
DESTINO IDEAL

Canarias, siete islas para olvidarse del frío

Desde el seco y árido ambiente de Fuerteventura a las húmedas y verdes gargantas de La Palma. El archipiélago más visitado de Europa es un refugio seguro para olvidar la estación en la que vivimos.

Alejandro Iriarte

Las Islas Canarias tiene uno de los el mejores climas para disfrutar de una escapada o vacaciones durante todo el año. Con una variada y variopinta oferta, cualquier época es buena para dejarse llevar a las islas donde la primera es eterna. Otoño e invierno son de las fechas preferidas por los turistas, pues el archipiélago, además de las características y peculiares playas de arena negra ofrece una sorprendente mezcla de folclore, arcaicas tradiciones, naturaleza salvaje y una oferta única en turismo activo.

La costa de FuerteventuraLa costa de Fuerteventura

Siete islas diferentes e inigualables, enclaves que parecen ubicados con los accidentes geográficos y condiciones meteorológicas perfectas para crear en cada una de ellas un lugar donde poder recargar energía y desconectar , para volver a la rutina con la mejor disposición y sonrisa.

Del desierto al bosque de laurisilva

Una naturaleza volcánica, su vivo y hospitalario estilo de vida y un sinfín de actividades al aire libre hacen que la mayoría de visitantes repitan más de una vez en las islas. Las Canarias ofrecen casi 1.500 kilómetros de costa con un clima entre templado y cálido, además cuenta con un abanico de ecosistemas y biodiversidad tan amplia como los gustos del visitante.

Playa de Cofete, popular por la suelta de tortugas marinasPlaya de Cofete, popular por la suelta de tortugas marinas

El este del archipiélago es el rincón más indomable. Si quieres sentir la fuerza del viento y mar, puedes dejarte llevar en Lanzarote. Una agreste costa, dunas y mares de lava regalan el recuerdo más insólito, un lugar declarado por la UNESCO como Reserva de la Biosfera en 1993 considerado el lugar con mayor número de endemismos botánicos por kilómetro cuadrado de toda Europa. Entre los 12 lugares protegidos de la isla, destacan el Parque Nacional de Timanfaya, la Reserva Natural Integral de los Islotes y el Parque Natural del Archipiélago Chinijo.

El valor ecológico de Gran Canaria

Otro de los lugares más característicos del oriente canario es la isla de Gran Canaria. Además de la cantidad de actividades de la capital, Las Palmas de Gran Canaria, la isla deleita con una serie de rincones especiales e inigualables dentro del archipiélago. Entre los lugares más conocidos -con un clima más moderado y menos intenso- se recomienda visitar el Centro de Interpretación del Roque Bentayga en los altos de la isla, un lugar donde un perfil montañoso único parece explicar por sí mismo la relación de éste con el origen y la cultura aborigen de la isla, pues se considera casi un lugar mágico y sagrado para los antiguos Guanches.

Altos del Roque Bentayga de la isla de Gran CanariaAltos del Roque Bentayga de la isla de Gran Canaria

Deportes náuticos, buceo, surf centros de interpretación, cultura y tradición también son otras alternativas en Gran Canaria. La pesca deportiva, el windsurf y kitesurf o las excursiones con delfines son las actividades más recomendadas en su costa. Unos arenales y cercanías que como explica Silvana Neves, bióloga de la Sociedad para el Estudio de los Cetáceos en Canarias, Gran Canaria es un referencia de la riqueza marina: "Éste es el paraíso de los cetáceos. De las 87 especies que existen en el mundo 29 están aquí".

Otra visita con oferta de todo tipo es Fuerteventura, isla con fiesta y entretenimiento durante todo el año y con rincones paradisiacos en toda su costa. La isla de Fuerteventura es el principal atractivo, ya que es una de las islas con mayor variedad de arenales, desde la arena negra de Playa Ajuy o Giniginamar a la blanca y fina de la famosa Playa de Cofete, un lugar famoso por la suelta de tortugas marinas.

Humedad y helechos milenarios en las islas occidentales

Gracias al Plan Insular de Ordenación del Territorio y la Ley de Espacios Naturales de Canarias, el archipiélago garantiza un perfecto respeto por la naturaleza y la biodiversidad en el conjunto de su territorio. Para los amantes de un paisaje mucho más verde, oceánico y húmedo recomendamos las islas de La Palma y Tenerife.

Playa de la Tejita en la isla de TenerifePlaya de la Tejita en la isla de Tenerife

En general, las islas occidentales de la provincia de Tenerife son las menos explotadas y los mejores lugares para sentir el clima más reposado y sereno de las islas. Desde los verdes desfiladeros de El Hierro, a las cascadas y pozas de La Palma, sentirás que la noción del tiempo se detiene y una sensación del espacio y tiempo aún más remota.

La magia de Taburiente

En La Palma se ubican los observatorios de astrofísica más importantes del hemisferio norte, de ahí que su cielo y calidad lumínica ofrezca al visitante desde los alrededores el Observatorio Astrofísico desde los picos del Roque de los Muchachos una perspectiva única. Rocas de basalto y erupciones de calderas de tipo hawaiano hacen, junto a la riqueza de su flora y fauna que La Caldera de Taburiente sea el lugar idóneo para terminar una excursión.

Basílica de la Candelaria de TenerifeBasílica de la Candelaria de Tenerife

La Caldera de Taburiente fue el segundo lugar del archipiélago en declararse Parque Natural y área protegida tras el Parque Nacional del Teide. El parque corresponde a un área de a penas 60 km2 con varios senderos y miradores situados entre los 600 y los 900 metros sobre el nivel del mar y declarado en 2002 como Reserva Mundial de la Biosfera.

Artículos recomendados