Menú
Qué ver en Sevilla
Qué ver en Sevilla
CIUDAD MULTICULTURAL

Qué ver en Sevilla

La capital de Andalucía es una de las ciudades con más historia en España, en la que podemos ver el paso de las diferentes culturas por la ciudad gracias a sus estructuras y monumentos únicos.

Daniel Caballero

Sevilla es una de las ciudades con más historia de España. Sus calles han podido ver durante siglos seis culturas diferentes, que van desde fenicios, romanos hasta árabes. La capital de Andalucía, como dice la canción, "tiene un color especial", ya que cada metro que camines podrás respirar historia. Y es que en la actualidad, la ciudad hispalense posee una magia especial para atraer a la gente gracias a su clima, el carácter acogedor de la ciudad, su famosa Semana Santa y la Feria de Abril. Además, Sevilla ofrece lugares tan espectaculares para visitar que la han llevado a formar parte de grandes películas como 'Star Wars' o series como 'Juego de Tronos'.

La Giralda

Es considerado el monumento más emblemático de la ciudad. La Giralda es el campanario de la Catedral, y en su día fue la torre más alta del mundo con 97,5 metros. La torre tiene dos piezas diferentes, que unen a las diversas culturas que existieron en la ciudad.

La Giralda cuenta con una altura de 97,5 metrosLa Giralda cuenta con una altura de 97,5 metros

El cuerpo de la Giralda es la parte más antigua de la estructura, pertenece a la cultura árabe, construida en 1184 por orden de Abu Yaqub Yusuf al ser el alminar de la Mezquita almohada de Sevilla. Un detalle curioso es que la Giralda no tiene escaleras, sino que tiene 35 rampas que permitían al Sultán subir montado a caballo para ver la belleza de la ciudad.

A partir del siglo XVII, la parte actual cristiana es el campanario que corona la torre, agregada por el arquitecto Hernán Ruiz. Esta parte superior de la Giralda es la denominada 'sección de lirio' que tiene cuatro jarras de lirios de bronce, una en cada esquina. El 29 de diciembre de 1928, la Giralda fue declarada un sitio de Patrimonio Nacional, agregado a la lista de sitios de Patrimonios de la Humanidad

La Torre del Oro

Es una torre histórica que se empleaba para la vigilancia de la ciudad, ya que está situada en el margen izquierdo del río Guadalquivir, junto a la plaza de toros de la Real Maestranza. Con su altura de 36 metros, cerraba el paso al Arenal mediante un tramo de muralla que la unía con la Torre de la Plata, que formaba parte de las murallas de Sevilla que defendían el Alcázar.

Es una antigua torre albarrana situada junto al río GuadalquivirEs una antigua torre albarrana situada junto al río Guadalquivir

La torre está formada por tres cuerpos. El primer cuerpo es dodecagonal, construido entre 1220 y 1221 por orden del gobernador almohade de Sevilla, Abù l-Ulà. Un siglo después, el segundo cuerpo, también dodecagonal, fue mandado construir por Pedro I 'el Cruel' en el siglo XIV. El cuerpo superior, cilíndrico y rematado en cúpula, fue construido en 1760 por el ingeniero militar Sebastián Van Der Borcht. En 1931, la Torre del Oro fue declarada monumento histórico-artístico.

Real Alcázar

El Alcázar de Sevilla, palacio de palacios, siempre ha sido utilizado por la realeza y altas personalidades como alojamiento. Su estructura se compone de diversos edificios de diferentes épocas. La parte original del palacio se edificó sobre un antiguo asentamiento romano y más tarde visigodo. Con el paso del tiempo pasó a ser una basílica paleocristina (San Vicente Mártir). Sus muros han podido contemplar la influencia de las distintas culturas que han pasado por Sevilla.

Pero, el Real Alcázar no empieza a tomar el aspecto como hoy en día lo conocemos hasta la toma de la ciudad andaluza por parte de los árabes en el año 713. Uno de los palacios que rodea dos patios pertenece a la misma época que la Alhambra de Granada. Tras la Reconquista de los cristianos, en 1248, los Reales Alcázares fueron de los sucesivos monarcas. Con la llegada de Alfonso X 'el Sabio' se iniciaron las primeras reformas para crear tres grandes salones góticos. Pero fue Pedro I quién decidió construir el magnífico Palacio Mudéjar.

Uno de los interiores del Real Alcázar de SevillaUno de los interiores del Real Alcázar de Sevilla

Los Jardines del Alcázar destacan por su sosiego y su frescura al caminar entre ellos. Cuentan con terrazas, de vegetación verdean, multitud de naranjos y palmeras, con fuentes y cabellos; un lugar tranquilo en el que se puede disfrutar de la quietud en la calurosa ciudad. Dentro de los jardines destacan los Jardines del Príncipe con la fuente de Neptuno, y los Jardines del Naranjal con la fuente del León, y el Pabellón de Carlos V, donde murió el rey Fernando III. El resto de jardines ya pertenecen a una época más reciente, incluso podemos encontrarnos con el escudo y el nombre del rey Alfonso XIII.

Desde el siglo XX, los jardines se cedieron para poder ser visitados para todos aquellos interesados en deleitarse con sus olores y diferentes tipos de vegetación. El Real Alcázar de Sevilla es el palacio en activo más antiguo de toda Europa y fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 1987.

La Plaza de España

Una edificación majestuosa que se encuentra dentro del Parque de María Luisa, diseñada por el gran arquitecto sevillano Aníbal González como espacio emblemático de la Exposición Iberoamericana de 1929. El resultado fue algo único, que acabo en una plaza- palacio. Cuenta con una superficie total de 50.000 metros cuadrados, y se ha convertido sin duda en una de las plazas más importantes de España.

El arquitecto sevillano Aníbal González fue el encargado de realizar la Plaza de EspañaEl arquitecto sevillano Aníbal González fue el encargado de realizar la Plaza de España

Además, a lo largo del perímetro de la plaza encontramos un canal de 515 metros de longitud, que puedes recorrer a bordo de una barca. Asimismo, la espectacular plaza dispone de unos bancos de azulejos que representas a las 49 provincias españolas. También, los cuatros puentes que cruzan el canal representan los antiguos reinos de España, que son León, Castilla, Aragón y Navarra.

La Catedral

La conocida como Catedral de Santa María de la Sede, es la catedral gótica más grande del mundo y el tercer templo cristiano tras San Pedro en Roma y San Pablo en Londres. Tras la Reconquista de la ciudad, el 23 de noviembre de 1248, el edificio de aljama, o Mezquita Mayor, pasó a ser catedral de la archidiócesis del Reino de Sevilla.

El exterior de la Catedral de Santa María en SevillaEl exterior de la Catedral de Santa María en Sevilla

La orientación litúrgica de la estructura fue cambiada hacia el este, por ser la orientación cristiana, colocando la Capilla Mayor en el lado de levante. A finales del siglo XIV, la mezquita estaba en muy mal estado, con riesgo de ruina. El Cabildo decidió derribarla para dejar paso a la construcción de unas de las catedrales más grandes del mundo. Su construcción se ha llevado a cabo en varias fases a lo largo de más de 500 años, dando lugar a la mezcla de varios estilos arquitectónicos.

Parque de María Luisa

El parque está formado en parte por los Jardines del Palacio de San Telmo, donados a la ciudad de Sevilla en 1983 por la Infanta María Luisa, Duquesa de Montpensier e hija de la Reina Isabel II, que se incorporaron al patrimonio urbano en 1911. Es considerado uno de los parques más famosos y bellos por su vegetación.

Una de las partes del interior del Parque de María LuisaUna de las partes del interior del Parque de María Luisa

Dentro del parque se abrieron las plazas de España y de América, realizadas para la Exposición Iberoamericana de 1929. Sus fuentes aportan ese toque de la cultura árabe, que gracias a su sonido transmite una paz interior para el disfrute de los transeúntes. En su interior podremos ver el estanque de los patos, el monte Gurugú, la fuente de los Leones y el estanque de los Lotos. Además, de las plazas de España y América. Entre sus calles descubriremos varias glorietas con estatuas como las de Bécquer, la de los hermanos Machado, entre otras muchas.

Artículos recomendados