• News
    • Celebrities
    • Realeza
    • Sociedad
    • Cine
    • Televisión
    • Música
  • Moda
    • Tendencias
    • Artículos
    • Looks
    • Diseñadores
    • Modelos & Iconos
    • Marcas
    • Complementos
    • Niños
    • Hombres
  • Belleza
    • Cara
    • Cabello
    • Cuerpo
    • Looks
    • Maquillaje
    • Tratamientos
    • Perfumes
    • Celebrities
    • Marcas
    • Hombres
  • Fit
    • Entrenamiento
    • Dietas
    • Nutrición
    • Cuerpo
    • Mente
  • Pareja
    • Amor
    • Sexualidad
    • Salud
    • Divorcio
    • Relatos
  • Padres
    • Alimentación
    • Salud
    • Psicología
    • Educación
    • Ocio
    • Calculadoras
    • Nombres
    • Canciones infantiles
    • Dibujos para colorear
    • Diccionario
  • Cocina
    • Recetas
    • Nutrición y dieta
    • Alimentos
    • Gastronomía
    • Restaurantes
  • Hogar
    • Bricolaje
    • Decoración
    • Jardinería
    • Manualidades
    • Ecología
    • Economía doméstica
  • Salud
    • Medicamentos
    • Enfermedades
    • Cáncer
    • Menopausia
    • Alergias
    • Dietética
    • Vida sana
  • Psicología
    • Terapia
    • Ansiedad
    • Depresión
    • Emociones
    • Coaching
    • Relaciones
  • Mascotas
    • Perros
    • Gatos
    • Peces
    • Pájaros
    • Roedores
    • Exóticos
  • Viajes
  • Horóscopo
    • Zodíaco
    • Horóscopo chino
    • Tarot
    • Numerología
    • Rituales
    • Test de compatibilidad
Buscar

Bekia viajes

Destinos

Visita las Cuevas de Altamira: un lugar lleno de historia en el corazón de Cantabria

Visita las Cuevas de Altamira: un lugar lleno de historia en el corazón de Cantabria
ARTE RUPESTRE

Visita las Cuevas de Altamira: un lugar lleno de historia en el corazón de Cantabria

Uno de los lugares más emblemáticos de Cantabria son las Cuevas de Altamira, una visita obligada para los amantes del arte y de la historia.
Elisa Puente

Viajar a Cantabria y no visitar las Cuevas de Altamira es un auténtico pecado. La pequeña comunidad situada al norte de España posee uno de los parajes más importantes a nivel mundial, estas cuevas prehistóricas consideradas la Capilla Sixtina del arte rupestre. Situadas en el municipio de Santillana del Mar, las Cuevas de Altamira suponen una visita obligada para cualquier amante del arte y de la historia.

Vista de Santillana del Mar, municipio donde se encuentran las Cuevas de AltamiraVista de Santillana del Mar, municipio donde se encuentran las Cuevas de Altamira

Aunque la cueva ha pasado por muchísimas fases desde su descubrimiento en 1868, actualmente lo que está abierto al público es el Museo Nacional y Centro de Investigación de Altamira, donde se encuentra la Neocueva, una perfecta réplica que supone una copia parcial de las pinturas de la 'Gran sala'. La cueva de Altamira fue declarada Patrimonio Mundial por la UNESCO en 1985, lo que supone el reconocimiento de un valor universal excepcional. Posteriormente, en el año 2008, otras 17 cuevas de arte rupestre distribuidas por el norte de España se añadieron a esta denominación, formando el conjunto 'La cueva de Altamira y el arte rupestre paleolítico del norte de España'.

Pero, ¿qué tiene de especial esta cueva?, ¿cuál es su historia?, ¿se recomienda verla con niños?... Si alguna de estás preguntas está rondando tu mente, o simplemente tienes pensado hacer pronto una visita a Cantabria, continúa leyendo; en Bekia Viajes te lo contamos todo.

Historia y descubrimiento

El descubrimiento de la cueva de Altamira es de lo más curioso, y además se trata del primer lugar en todo el mundo en el que se identificó la existencia de arte rupestre perteneciente al Paleolítico superior. La cueva de Altamira fue descubierta por casualidad por un tejero de origen asturiano llamado Modesto Cubillas, quien se encontraba de caza cuando su perro se quedó atrapado entre las gritas de unas rocas. Al ir a liberarlo, cayó en la cuenta de que el hueco daba lugar a una cavidad más grande. Cubillas le comunicó el descubrimiento a Marcelino Sanz de Sautuola, un hombre con cierto poder adquisitivo en la región y cuyas fincas explotaba.

A la izquierda, la entrada al Museo, a la derecha, la entrada a la cueva originalA la izquierda, la entrada al Museo, a la derecha, la entrada a la cueva original

La pequeña se adentró en la cavidad y, al mirar al techo, descubrió que en él había distintas figuras pintadas, por lo que corrió a decírselo a su padre ('¡Mira papá, bueyes!', se dice que exclamó). Sorprendido, Sautuola comprobó que, efectivamente, la bóveda estaba prácticamente cubierta por un conjunto de pinturas, en su mayoría animales. En 1880 Sautuola publicó 'Breves apuntes sobre algunos objetos prehistóricos de la provincia de Santander', un escrito en el que ponía de manifiesto el origen prehistórico de las pinturas y que incluía también una reproducción gráfica de las mismas.

La Colegiata de Santillana del Mar es otro de los monumentos de obligada visita en el puebloLa Colegiata de Santillana del Mar es otro de los monumentos de obligada visita en el pueblo

Sin embargo, los principales y más expertos científicos de la época no aceptaron esta opinión, llegando incluso a acusar al propio Sautuola de haberlas pintado él mismo. La novedad del descubrimiento hizo que, durante años, existiera un profundo debate acerca de su autenticidad y origen, ya que se pensaba que en la Edad de Piedra no había ningún acceso al arte. A pesar de la desacreditación y oposición generalizada a las pinturas, había algunos estudiosos, como el catedrático Juan Vilanova o el político Miguel Rodríguez Ferrer, que sí creían en su valor.

Sautuola y Vilanova murieron en 1888 y 1893 respectivamente, sumidos en un profundo descrédito debido a su postura. Sin embargo, gracias al descubrimiento de otros emplazamientos similares en Europa, principalmente en Francia, donde aparecieron relieves y pinturas en niveles arqueológicos paleolíticos, la mentalidad de los expertos comenzó a cambiar. Entre ellos destaca Émile Cartailhac, que había sido uno de los grandes opositores a la autenticidad de Altamira, pues en 1902 publicó un artículo titulado 'La cueva de Altamira. Mea culpa de un escéptico'.

Los bisontes, caballos y ciervos son las figuras que más abundan en la cuevaLos bisontes, caballos y ciervos son las figuras que más abundan en la cueva

Dicho escrito supuso el reconocimiento mundial del origen prehistórico de las pinturas, y a partir de ahí los debates e investigaciones se centraron en precisar cronológicamente su origen, la finalidad de las pinturas, y el valor artístico y arqueológico del arte rupestre europeo que se había descubierto en esos años.

La cueva

La cueva original está situada en el lateral de una colina, y es relativamente pequeña, ya que solo tiene 270 metros de longitud. Consta de una galería con alguna que otra ramificación y termina en una estrecha y larga galería de complicado acceso. Hace alrededor de 13.000 años se produjo un desprendimiento que selló la entrada de la cueva, y esto fue lo que permitió la conservación de las pinturas, grabados y el yacimiento en sí, cuya temperatura y humedad es más o menos similar a lo largo de todo el año. También se han constatado otros derrumbamientos menores, producidos tanto antes como después de esta fecha.

La cueva se compone de el Vestíbulo, la Gran Sala, y otras estancias menores. El Vestíbulo era el lugar habitado o la estancia más utilizada por los habitantes de la cueva, y en él se han encontrado algunas piezas de interés para la natación del yacimiento. Por su parte, la Gran Sala, apodada como ya se ha mencionado la 'Capilla Sixtina del arte rupestre', se compone de una bóveda que facilita la contemplación del conjunto artístico.

Representación de unas manos en la cueva de AltamiraRepresentación de unas manos en la cueva de Altamira

Las representaciones gráficas de Altamira se extienden por toda la cueva, aunque es en la Sala de Polícromos donde se concentra la mayoría. Las pinturas, formadas por bisontes, caballos, ciervos, manos y otras misteriosas figuras, fueron realizadas entre hace 36.000 y 13.000 años, cuando la cueva estuvo habitada. Las técnicas utilizadas fueron dibujo, pintura y grabado, y lo que más destaca de las mismas es su realismo, gracias al aprovechamiento de la estructura de la cueva, la tridimensionalidad, el simbolismo, o el tratamiento de la forma en las figuras. Para representar las figuras más grandes primero se trazaba el contorno con carbón, y luego se rellenaba el interior con pintura roja o amarilla; además, se plasmaron detalles como los ojos, cuernos, el pelo, o el cambio de coloración en el vientre.

Visita e información práctica

Desde su descubrimiento, la cueva de Altamira ha pasado por diferentes fases de visita y protección. En 1910 el ayuntamiento de Santillana del Mar creó la Junta de Conservación y Defensa de la Cueva, y en 1917 la cueva se abrió al público, comenzando ahí las visitas guiadas. En las décadas de los 60 y 70, debido al incremento en el número de personas que visitaba las pinturas, comenzó a peligrar el estado de la cueva, ya que se desajustaba el microclima que poseía. Fue entonces cuando surgió el debate sobre la conveniencia de cerrarla al público, lo que finalmente ocurrió en 1977.

Vista de la Neocueva, la réplica abierta al público durante todo el añoVista de la Neocueva, la réplica abierta al público durante todo el año

En 1982 se reabrió con acceso restringido, pero debido al auge y popularidad del yacimiento se hizo necesario construir la réplica. Así, desde 2001 existe la Neocueva, y en 2002 se cerró la original al público. Entre 2012 y 2014 Altamira ha estado sometida a un programa de investigación para determinar el impacto de la presencia humana sobre las pinturas, llegándose a plantear un proyecto de conservación preventiva. En marzo de 2015 volvió a establecerse un régimen de acceso limitado a la cueva original, que perdura en la actualidad y que consiste en una visita a la semana para 5 personas, de media hora de duración y bajo un estricto protocolo.

Interior del Museo de Altamira | Foto: Web oficialInterior del Museo de Altamira | Foto: Web oficial

Por su parte, la Neocueva puede visitarse todos los días de la semana, a excepción de los lunes, y el horario es diferente según la temporada de verano o invierno. La página web del Museo Nacional y Centro de Investigación de Altamira cuenta con toda la información necesaria para programar la visita. Además, el museo cuenta también con un área destinada a los niños y una exposición de lo más didáctica, y el centro organiza talleres y actividades al aire libre. Sin duda, la visita a Altamira es un plan perfecto tanto para niños como para mayores en cualquier época del año. Desde Bekia Viajes te animamos a organizar una escapada a Cantabria y disfrutar del arte rupestre en su máximo esplendor.

Artículos recomendados