Menú
Qué ver en Gdansk, la ciudad costera de Polonia
Qué ver en Gdansk, la ciudad costera de Polonia
GOLFO BÁLTICO

Qué ver en Gdansk, la ciudad costera de Polonia

Conoce Gdansk, la ciudad costera situada al norte de Polonia que, junto a Sopot y Gdynia, se instaura como un perfecto destino turístico con mucha historia detrás.

Alicia Quesada

En el norte de Polonia y a orillas del mar Báltico se encuentra Gdansk, una de las joyas del país, conocida como ciudad del ámbar. Recibe este nombre por los mercaderes del ámbar que llevaron a la ciudad a lo más alto, convirtiéndola en su día en una de las ciudades más ricas y perfectas de Europa.

Muelle de la ciudad de SopotMuelle de la ciudad de Sopot

Junto a Sopot y Gdynia forma el área metropolitana conocida como 'Trójmiasto', es decir, triple ciudad. Sus extensas playas de arena fina, sus balnearios y los atractivos turísticos que ofrece el Golfo Báltico, convierten esta triciudad en un ideal destino turístico que carga con una gran historia.

Un poco de historia

Gdansk siempre estuvo rodeada de vecinos que se disputaron su posesión desde la Edad Media hasta la Segunda Guerra Mundial. Desde 1772 hasta 1920, la ciudad formó parte de Prusia, con el nombre de Danzig. La mayoría de habitantes eran alemanes, hasta un 85%. El Tratado de Versalles, que puso fin a la Primera Guerra Mundial, otorgó la ciudad a la Sociedad de Naciones (lo que sería la ONU) con el nombre de Ciudad Libre de Danzig. Polonia se convirtió entonces en el estado con mayor influencia sobre Gdansk, volviéndose un protectorado polaco.

Pero en 1939, la suerte se puso en su contra. La Alemania de Hitler exigió su anexión al Tercer Reich, a lo que el estado polaco se opuso. Esto generó el bombardeo del fuerte polaco de Westerplatte, que con la invasión nazi de Polonia dio lugar a la Segunda Guerra Mundial. La ciudad vio el principio y final de esta guerra como ninguna otra, hasta que Alemania fue derrotada y Gdansk volvió a formar parte de Polonia.

Vista aérea de la ciudad de GdanskVista aérea de la ciudad de Gdansk

Sin embargo, pasó a estar controlada por el comunismo soviético, al igual que todo el país. Fue entonces cuando en los años 80 surge en los astilleros de Gdansk la figura de Lech Walesa, que formó un sindicato contra el poder establecido de la Unión Soviética. Las múltiples huelgas que llevaron a cabo dieron lugar a múltiples encarcelamientos. Sin embargo, el sindicato resistió hasta ganar las elecciones a finales de los ochenta y hacerse con el gobierno de Polonia, convirtiéndose en uno de los primeros países que se liberaron del control soviético.

Qué ver en Gdansk

El centro histórico de la ciudad de Gdansk, su parte más turística y relevante, puede verse fácilmente en un día. Es de tamaño mediano y la disposición de los monumentos y lugares más importantes hace muy fácil su visita. Lo mejor de Gdansk se encuentra a lo largo de una calle que se conoce como ruta Real, puesto que por ella desfilaron algunos de los monarcas de Polonia a lo largo de la historia. En polaco se conoce como 'Ulica Dluga' y consta de tres puertas.

El Ayuntamiento de Gdansk y la Fontana de NeptunoEl Ayuntamiento de Gdansk y la Fontana de Neptuno

Comienza por la Puerta Alta, decorada con símbolos que hacen referencia a la Ciudad Libre de Danzig. Detrás de esta, se encuentra un torreón medieval que ahora actúa como museo del Ámbar, una industria que dotó de riqueza a la ciudad.

Al poco tiempo de pasar la primera Puerta, cruzamos la Puerta Dorada, dispuesta a modo de arco del triunfo y que supone el inicio de la calle. De principio a fin, se encuentran múltiples fachadas coloridas con cientos de detalles que las convierten en únicas y que pertenecieron a los ricos comerciantes. Son edificios que recuerdan a ciudades flamencas como Brujas y Gante.

La Basílica de Santa María entre la ciudadLa Basílica de Santa María entre la ciudad

A media calle se encuentra el Ayuntamiento de Gdansk. Es un edificio del siglo XVI que dispone de una preciosa torre campanario, decorada con un reloj, y de una estatua del rey Segismundo, uno de los más importantes del país. Justo al lado se puede ver la Fontana de Neptuno, el símbolo de la ciudad.

La Puerta Verde pone fin a la ruta Real, y a través de ella legamos a las orillas del Río Motlawa, donde encontramos parte de los muelles de Gdansk. El paseo por el Muelle ofrece una de las mejores vistas de la ciudad. Se puede ver una de las construcciones más emblemáticas: la grúa medieval, uno de los orgullos de los habitantes, pues data del siglo XIV y en su momento fue la mayor grúa de Europa. Actualmente forma parte del Museo Marítimo.

Las pintorescas calles de la ciudad de GdanskLas pintorescas calles de la ciudad de Gdansk

Retrocediendo unos metros, se erige la Basílica de Santa María, uno de los grandes edificios de Gdansk. Es la iglesia más grande edificada jamás en ladrillo. Aunque el interior es sencillo, goza de un espectacular reloj astronómico y de varios cientos de escalones que te llevarán hasta su punto más alto. Desde allí, a ochenta metros de altura, obtendrás las vistas de casi toda la ciudad.

Saliendo de la Basílica, por una calle llamada Piwna, está el Viejo Arsenal, un edificio parecido a la Puerta Verde que actualmente ocupa una Academia de Bellas Artes en el primer piso y una galería comercial en la planta baja.

El Viejo Molino y su tejado característicoEl Viejo Molino y su tejado característico

El último edificio destacado que debe ser visitado en Gdansk es el Viejo Molino. Se trata de un edificio de varios pisos de altura, diseñado en ladrillo al igual que la Basílica y que presenta un tejado muy característico que llega hasta muy pocos metros del nivel del suelo. Se sitúa en una pequeña isla de la ciudad, en medio de un canal. La localización permite aprovechar la fuerza del agua para que el mecanismo del molino de harina funcione. También se utilizó como un granero.

Sopot y Gdynia

Al norte de Gdansk se encuentra Sopot. Su población se triplica durante los meses de verano, pues acude gente de todo el país en busca de sus playas. Merece la pena su visita solo por su famoso muelle. Se conoce como El Molo y consta de 500 metros de madera que se adentran en el mar, posicionándose como el muelle más largo de Europa. Hace también de paseo marítimo y desde él podemos ver hasta cisnes en el mar, pues en el Báltico el agua no es muy salada.

El muelle consta de 500 metros de longitudEl muelle consta de 500 metros de longitud

La arteria principal de Sopot es Montecassino, el paseo por el que deambulan turistas y residentes. La avenida empieza en la iglesia neogótica de St. George y continúa hasta el famoso muelle. Consta de 655 metros peatonales y a lo largo de ella se encuentra todo lo que necesitas ver de esta ciudad costera: la casa torcida (Krywy Domek), que es un centro comercial; cafeterías y restaurantes que mantienen el ambiente de entre guerras: tiendas de ropa y balnearios, que convirtieron a Sopot en ciudad de ocio durante el siglo XIX.

Frente al mar permanece prácticamente intacto el Grand Hotel, construido en 1927 y famoso por sus amplios salones y sus cuartos de baño, de cuyos grifos salía agua del mar. En este hotel se han alojado famosos como Charles de Gaulle, Fidel Castro y hasta Adolf Hitler.

Atarceder en el muelle de SopotAtarceder en el muelle de Sopot

Gdynia es la tercera parte de la Ciudad Triple. No hace mucho era un simple pueblo de pescadores, pero pasó a convertirse en el puerto más importante de la costa báltica polaca. Destaca su puerto antiguo en el que se pueden ver atracados dos barcos-museo muy importantes: el acorazado 'Blyskawica', que viajó hasta las costas de Normandia en la II Guerra Mundial, y el velero 'Dar Pomorza', un buque escuela de la Marina Polaca.

Castillo de Malbork

Algo que no puedes perderte si viajas a Gdansk es el castillo de Malbork. Se encuentra a 60 kilómetros de la ciudad y es la fortaleza gótica más grande de Europa. Se fundó en el año 1274 y durante la Segunda Guerra Mundial fue prácticamente destruido. Hoy, por suerte, está en un avanzado estado de restauración. Para ir desde Gdansk al castillo, lo mejor es la opción del tren.

La fortaleza gótica más grande de EuropaLa fortaleza gótica más grande de Europa

Solo verlo desde fuera ya merece la pena. Las vistas al atardecer son espectaculares. Sin embargo, si quieres conocer tanto su historia como su interior, la entrada ronda los 35 zlotys, menos de 10 euros, y existen audioguías en castellano. Podrás ver armas, cuadros de la época, retratos, escritos históricos, entre otras muchas cosas de la época.

Artículos recomendados