Menú
Descubre el Triángulo de Arlanza: Lerma, Silos y Covarrubias
Descubre el Triángulo de Arlanza: Lerma, Silos y Covarrubias
EN BURGOS

Descubre el Triángulo de Arlanza: Lerma, Silos y Covarrubias

El Triángulo de Arlanza es el destino perfecto para conocer el corazón de Castilla. Lerma, el Monasterio de Silos y Covarrubias te esperan en esta mágica escapada a la provincia de Burgos.

Jorge del Caz Martín

La provincia de Burgos ha sido, desde que comenzó a escribirse la historia de la península Ibérica, una pieza clave del puzzle que hoy en día es España. Las primeras huellas de los homos que habitaron estas tierras todavía pisan con fuerza en esta región castellanoleonesa, aunque esta provincia cuenta con otros muchos puntos históricos que también merecen una visita. Uno de ellos, y quizás de los más desconocidos a la par que sorprendentes para los turistas, es el Triángulo de Arlanza.

Esta provincia cuenta con otros muchos puntos históricos que también merecen una visitaEsta provincia cuenta con otros muchos puntos históricos que también merecen una visita

Este rincón burgalés está formado por tres encantadores pueblos, como son Lerma, Santo Domingo de Silos y Covarrubias, y debe su nombre al río que baña las aguas de la zona. Buenos vinos, gastronomía tradicional y un patrimonio arquitectónico único son los vértices que dan forma a este especial triángulo turístico. Te contamos a continuación todos los secretos que no deberías perderte en una escapada rural de fin de semana a esta insólita comarca.

Lerma, el pequeño Escorial de Castilla

La villa ducal de Lerma es paso obligado cuando se visita la provincia de Burgos. Su destino estuvo directamente ligado al de la Corona española durante muchos años, ya que bajo el reinado de Felipe III, en el siglo XVII, la capital de España se trasladó de Madrid a Valladolid. Dada la cercanía con la ciudad del Pisuerga, Lerma se convirtió en uno de los centros del poder real, razón por la cual la localidad suele conocerse como "El Escorial de Castilla".

Lerma está declarada conjunto-histórico gracias a su herencia cultural, sobresaliendo el estilo herreriano de sus edificios. A la villa se accede a través de la Puerta de la Cárcel y de entre todos sus atractivos turísticos destaca el Palacio Ducal, que actualmente se encuentra reconvertido en Parador de Turismo, siendo el único de toda la provincia de Burgos. Este palacio es el establecimiento hotelero perfecto para conocer el Triángulo de Arlanza, ya que descubrirás toda la historia de esta comarca desde el mismo corazón en el que se fraguó. El Palacio Ducal fue construido por orden del primer Duque de Lerma, valido de Felipe III, y lo más destacado son sus cuatro torres, ya que es el único palacio ducal de España que cuenta con ellas, puesto que este tipo de construcciones no podían tener más de dos torres para no quitar protagonismo a los palacios reales.

En Lerma destaca el Palacio DucalEn Lerma destaca el Palacio Ducal

El Palacio Ducal se encuentra en la Plaza Mayor de la villa, que presume de ser una de las más grandes de toda España, toda una explanada de piedra de 6.862 metros cuadrados que llega a hacerle sombra a las plazas de Salamanca, Madrid o Valladolid. La Plaza Mayor de Lerma se encuentra porticada y ha sido utilizada a lo largo de la historia para diferentes fines, desde festejos taurinos, mercado semanal hasta escenario de teatro, siendo recurrente la visita de escritores como Góngora o Lope de Vega para representar aquí alguna de sus obras. Además, paseando por la plaza encontrarás un mirador desde donde se contempla una de las mejores panorámicas de la ribera del río Arlanza.

Tampoco puedes perderte de Lerma sus conventos y monasterios, en los cuales podrás comprar pastas o piezas de cerámica que hacen las veces de souvenir. Sin embargo, de la arquitectura religiosa hay que destacar la Iglesia Colegiata de San Pedro, que fue construida en el siglo XVII, siendo uno de los muchos edificios que el valido de Felipe III ordenó levantar para embellecer su villa. Sobresale por el estilo sobrio herreriano de su fachada, aunque de su interior llaman la atención sus extraordinarios retablos, altares u órganos. Esta colegiata llegó a depender directamente de las órdenes de San Pedro del Vaticano, lo que demuestra la importancia que Lerma llegó a tener en su época dorada.

Santo Domingo de Silos, un retiro de paz

Otro de los vértices del Triángulo de Arlanza lo constituye Santo Domingo de Silos, localidad burgalesa famosa por ser donde se encuentra el conocido monasterio benedictino que da nombre al municipio. Su origen se sitúa en tiempos de los visigodos, aunque su época de esplendor comenzó en pleno período románico, momento del que todavía conserva su extraordinario claustro. Este patio sobresale por las dos alturas arqueadas con las que cuenta y por la minuciosa precisión con la que fueron talladas sus columnas y capiteles. La galería del claustro ha sido fuente de inspiración para los monjes de la abadía a lo largo de los siglos y para algunos escritores, como Gerardo Diego, quién dedicó un soneto al "mudo ciprés en el fervor de Silos". Cerrar los ojos y disfrutar de la calma y tranquilidad de este espiritual rincón es una de las cosas que atraen a los turistas que visitan esta famosa abadía burgalesa.

El interior del Monasterio de Santo Domingo de Silos en BurgosEl interior del Monasterio de Santo Domingo de Silos en Burgos

Más allá del claustro, el resto del monasterio es obra neoclásica del siglo XVIII, destacando la iglesia, que fue sustituida por la anterior románica bajo el diseño de Ventura Rodríguez. En ella se escuchan misas cantadas en Gregoriano, siendo otro de los atractivos culturales del monasterio. Cabe destacar que de la primitiva iglesia solo ha llegado hasta nuestros días la Puerta de las Vírgenes que da acceso al patio monacal. Aunque el claustro podría haber corrido la misma desgraciada suerte que el templo, no fue así gracias a la escasez de recursos, que paralizó su demolición, siendo todo un milagro para el disfrute actual de los turistas, ya que el claustro de Silos es una de las grandes obras de la arquitectura románica española.

Otro de los grandes secretos ocultos de la abadía de Silos es su biblioteca, que cuenta con miles de ejemplares que harían las delicias de cualquier amante de la historia y la literatura. Sin embargo, es precisamente un secreto oculto porque su acceso está restringido para investigadores y la propia comunidad benedictina. En el scriptorium de Silos se recogieron algunas de las primeras palabras del castellano, en sus famosas glosas silenses, o donde también se escribió el Códice de Silos, para lo cual se empleó el primer papel producido en Europa en el siglo XI.

Covarrubias, la Cuna de Castilla

Con Covarrubias se cierra el Triángulo de Arlanza y descubriendo su historia el turista se da cuenta de la importancia que ha tenido esta comarca en la fundación de lo que hoy en día es la comunidad formada por el Reino de León y el Reino de Castilla. Covarrubias, de hecho, es conocida como La Cuna de Castilla porque en ella tenía su centro de poder Fernán González, primer conde soberano de Castilla. De él toma Covarrubias el nombre de su famoso torreón, uno de sus monumentos más visitados.

El pueblo de Covarrubias destaca por su arquitecturaEl pueblo de Covarrubias destaca por su arquitectura

Esta villa medieval burgalesa está declarada Conjunto Histórico-Artístico y Bien de Interés Cultural. De ella hay una serie de imprescindibles que ningún viajero puede perderse, como la Colegiata de San Cosme y San Damián, una obra de la tardía arquitectura gótica española de imponentes dimensiones que sirvió de iglesia sepulcral para varios miembros de la realeza castellana y leonesa. Dentro de ella no tienes que perderte el claustro del siglo XVI, donde se encuentra enterrada Cristina de Noruega, cuñada de Alfonso X "El Sabio", o el Museo Parroquial, que conserva algunas obras artísticas importantes, como capiteles románicos, tablas de Van Eyck y Berruguete o el maravilloso tríptico de la Adoración de los Reyes.

Paseando por Covarrubias descubrirás también su arquitectura popular, centrada en casas blancas de adobe y entramado de madera, destacando de entre todas ellas la de Doña Sancha, datada del siglo XV, aunque hay muchas más, como las que se encuentran junto al paso del río. Otros atractivos turísticos interesantes de este pintoresco pueblo de Castilla son las murallas o el Archivo del Adelantamiento de Castilla, que fue mandado construir por el propio Felipe II, observando claramente la huella de este monarca en el estilo herreriano y la sobria decoración renacentista del edificio, que estuvo en funcionamiento hasta el siglo XVIII, momento en el que todo su archivo y actividad se trasladó al Archivo General de Simancas (Valladolid).

Gastronomía en la Comarca de Arlanza

Aunque la riqueza histórica y cultural son la base sobre la que se asienta el Triángulo de Arlanza, la comarca también es un rincón perfecto para disfrutar del paladar gracias a su deliciosa oferta gastronómica. En Lerma se encuentra la sede y capital de la D.O. de Arlanza, cuyos vinos, aunque no tan conocidos como los de Ribera de Duero o los de Rioja, también son realmente exquisitos. Se trata de vinos tintos que tienen el toque de acidez justo y necesario, siendo perfectos para maridar productos de la zona como quesos frescos, jamón curado u otros embutidos.

El Triángulo de Arlanza ofrece una gran variedad gastronómicaEl Triángulo de Arlanza ofrece una gran variedad gastronómica

El producto estrella de la comarca es, como en otros muchos puntos de Castilla, el lechazo asado al horno de leña, existiendo multitud de restaurantes que todavía lo preparan de forma tradicional. Sin embargo, también es famosa la Olla Podrida, un guiso a base de alubias, carne de cerdo y verduras. Después de un intenso paseo cultural por los tres vértices del Triángulo de Lerma, una buena comida burgalesa será la guinda perfecta con la que poner fin a este inolvidable viaje por el corazón de Castilla.

Artículos recomendados