Menú
Las playas del Sardinero, el enclave urbano perfecto para disfrutar del mar en Santander
Las playas del Sardinero, el enclave urbano perfecto para disfrutar del mar en Santander
COSTA CÁNTABRA

Las playas del Sardinero, el enclave urbano perfecto para disfrutar del mar en Santander

Sin duda, la zona más bonita y especial de Santander es la formada por las playas del Sardinero. Te animamos a descubrirlas.

Elisa Puente

El Sardinero es, probablemente, el área más conocida y visitada de la ciudad de Santander, ya que, además de zona residencial, se trata de un enclave turístico importante para la capital de Cantabria. Aparte de ser uno de los barrios más exclusivos de la ciudad, es conocido por albergar el Estadio del Racing de Santander y, sobre todo, por sus dos extensas playas urbanas, 'Las playas del Sardinero', situadas en la misma línea de costa.

Santander está emplazada junto a una bahíaSantander está emplazada junto a una bahía

Limitando con el Palacio de la Magdalena a un lado y la zona de Mataleñas a otro, las dos playas del Sardinero, denominadas Playa Primera y Playa Segunda, tienen una longitud de alrededor de 1.350 metros, siendo una de las zonas más grandes del litoral cantábrico. Las dos playas están separadas por los Jardines de Piquío, una zona amplia y verde que atrae la atención de cualquier viandante. ¿Te animas a descubrir la zona más espectacular de Santander?

Historia

El auge y visitas al Sardinero comenzaron a mediados del siglo XIX, aunque fue a principios del XX cuando la zona cobró más protagonismo, debido principalmente a que empezaba a estar más de moda veranear y bañarse en el mar, debido a los entonces recién descubiertos beneficios que este presentaba. Así, de ser una zona prácticamente conocida solo por los vecinos de Santander, El Sardinero fue convirtiéndose en una especie de ciudad balneario a la que acudía gente de clase media-alta, perteneciente a la burguesía.

La ciudad experimentó un auge a principios del siglo XX que modernizó su arquitecturaLa ciudad experimentó un auge a principios del siglo XX que modernizó su arquitectura

Este impulso turístico, unido al auge económico que experimentó la ciudad de Santander, hizo que la zona sufriese un importante cambio morfológico. En la actual plaza de Italia, antes denominada 'plaza del Pañuelo', se construyeron casinos, varios hoteles, alamedas, etc.; en la zona más próxima a la península de la Magdalena se levantaron importantes chalets y palacetes, y más recientemente bloques de viviendas principales o vacacionales.

Toda la zona fue comunicada con amplios paseos, como lo son el de Menéndez Pelayo, el de Pérez Galdós, o la Avenida Reina Victoria. Además, en 1912 se inauguró el Palacio de la Magdalena, residencia veraniega que la ciudad de Santander regaló al Rey Alfonso XII, que era muy asiduo a la capital cántabra. Este hecho hizo que las visitas a la ciudad se incrementaran, y con ello llegó la creación de balnearios, muy de moda en aquella época, y otros servicios con estilo arquitectónico de la 'Belle Époque'. Fue cuando se construyó el Gran Casino, el Hotel Real, el Hipódromo de Bellavista o el campo de polo, dándole a la ciudad una modernidad inédita hasta entonces.

Un poco más adelante pero en la misma época, en 1925, se construyeron los Jardines de Piquío, creados por Ramiro Sainz Martínez y que sirven de unión de las dos playas. El espacio, que sirve de mirador, ocupa 7.000 metros cuadrados, a lo largo del cual se pueden encontrar palmeras, eucaliptos, boleteros o yucas de origen exótico. En 1950 comenzó una etapa de remodelación en el Sardinero, convirtiéndose esencialmente en una zona residencial acomodada. Así, actualmente lo que se puede encontrar son principalmente viviendas, tanto frente a la playa del Camello (entre la península de la Magdalena y la plaza de Italia) como frente a las del Sardinero.

El Palacio de la Magdalena ha sido escenario de producciones televisivasEl Palacio de la Magdalena ha sido escenario de producciones televisivas

Entre las playas y la zona más urbana hay un amplio paseo marítimo y zonas ajardinadas, que suponen un enclave perfecto para pasear sin alejarse mucho de la ciudad. Más cerca de la zona de Mataleñas se pueden encontrar las principales infraestructuras deportivas de Santander, como el Palacio de Deportes, los Campos de Sport del Sardinero o el Palacio de Exposiciones y Congresos.

La magia del Sardinero

Aunque son dos playas individuales, cuando baja la marea las playas del Sardinero se unen, ya que están seguidas, en la misma línea de costa, y forman un paisaje espectacular y muy característico de Santander. Se dice que hace décadas las playas del Sardinero respondían a una distinción social, pues una de ellas era utilizada por las clases medias y bajas, y la otra la ocupaban las clases altas. Hoy en día, como es lógico, esto ya no existe, y ambas son playas eminentemente familiares. Debido a su gran extensión, además, suelen estar muy concurridas en los meses de

verano.

Playa Primera del Sardinero, a la izquierda los Jardines de PiquíoPlaya Primera del Sardinero, a la izquierda los Jardines de Piquío

Además de multitud de torneos a lo largo del año, en la Segunda Playa del Sardinero se ha celebrado, en 2016 y 2017, el Campeonato Mundial Palas Santander, antes denominado Abierto Internacional de Palas. En 2016, de hecho, se batió el récord mundial de personas jugando a las palas a la vez en la misma playa, pues se superaron los 1.000 jugadores, y además se logró que se jugara a este deporte durante 58 horas seguidas, batiéndose también este récord. Al evento acudieron participantes de hasta 50 países, y es que no existían precedentes de un campeonato internacional para este deporte, del que se destacó su arraigo en Cantabria. La Segunda Playa del Sardinero acoge también anualmente torneos de voleybol, y está especialmente equipada para ello.

Aparte de los torneos de palas, otro de los eventos más importantes que tiene lugar en las playas del Sardinero son los 'Baños de Ola', celebrados normalmente en la primera quincena de julio (ya que era en esta época del año cuando tenían lugar los originales). Las actividades se realizan en la Primera Playa del Sardinero, y este 2018 se celebrará ya la XXIII edición. Se trata de un evento que pretende conmemorar la 'época dorada' de la ciudad, es decir, cuando comenzaron a ponerse de moda los baños en el mar y Santander empezaba a florecer. Toda la ciudad se implica muchísimo en la organización de los Baños de Ola, que cuentan con un programa de actividades muy extenso y variado, desde exposiciones con fotografías de la época, en las que se puede ver al Rey Alfonso XIII y a Victoria Eugenia de Battenberg, hasta talleres, títeres, actuaciones musicales y fuegos artificiales. Hay, incluso, recreaciones del vestuario y bailes de la época, que se dejan ver a lo largo del paseo.

En El Sardinero se realizan muchas actividades, como juegos de palas o de volleyballEn El Sardinero se realizan muchas actividades, como juegos de palas o de volleyball

En definitiva, si estás buscando un lugar idílico y tranquilo para pasar unos días de vacaciones, no dudes en visitar Santander. Tanto el casco urbano como, especialmente, la zona del Sardinero, enamoran a cualquiera que pasee por allí. Aunque el tiempo no siempre acompaña en Cantabria y no se sabe cuándo te puede pillar la lluvia, la temperatura es muy suave y agradable, lo que hace que disfrutar de la playa no sea solo cuestión de tomar el sol. La playa del Sardinero permite dar largos paseos y disfrutar de las vistas del Cantábrico, por lo que puede ser el destino perfecto en cualquier época del año. Desde Bekia Viajes te animamos a conocer esta playa con tanta historia.

Artículos recomendados