• News
    • Celebrities
    • Realeza
    • Sociedad
    • Cine
    • Televisión
    • Música
  • Moda
    • Tendencias
    • Artículos
    • Looks
    • Diseñadores
    • Modelos & Iconos
    • Marcas
    • Complementos
    • Niños
    • Hombres
  • Belleza
    • Cara
    • Cabello
    • Cuerpo
    • Looks
    • Maquillaje
    • Tratamientos
    • Perfumes
    • Celebrities
    • Marcas
    • Hombres
  • Fit
    • Entrenamiento
    • Dietas
    • Nutrición
    • Cuerpo
    • Mente
  • Pareja
    • Amor
    • Sexualidad
    • Salud
    • Divorcio
    • Relatos
  • Padres
    • Alimentación
    • Salud
    • Psicología
    • Educación
    • Ocio
    • Calculadoras
    • Nombres
    • Canciones infantiles
    • Dibujos para colorear
    • Diccionario
  • Cocina
    • Recetas
    • Nutrición y dieta
    • Alimentos
    • Gastronomía
    • Restaurantes
  • Hogar
    • Bricolaje
    • Decoración
    • Jardinería
    • Manualidades
    • Ecología
    • Economía doméstica
  • Salud
    • Medicamentos
    • Enfermedades
    • Cáncer
    • Menopausia
    • Alergias
    • Dietética
    • Vida sana
  • Psicología
    • Terapia
    • Ansiedad
    • Depresión
    • Emociones
    • Coaching
    • Relaciones
  • Mascotas
    • Perros
    • Gatos
    • Peces
    • Pájaros
    • Roedores
    • Exóticos
  • Viajes
  • Horóscopo
    • Zodíaco
    • Horóscopo chino
    • Tarot
    • Numerología
    • Rituales
    • Test de compatibilidad
Buscar

Bekia viajes

Destinos

Los 7 mejores castillos del Valle del Loira

Los 7 mejores castillos del Valle del Loira
RUTA TURÍSTICA

Los 7 mejores castillos del Valle del Loira

El Valle del Loira es uno de los rincones más mágicos de Francia. Más de una veintena de castillos fueron levantados en esta región, siendo una de las grandes atracciones turísticas del país.
Jorge del Caz Martín

Aunque el Valle del Loira tenga por principal protagonista al río que le da nombre, siendo sus aguas las que forman esta espléndida campiña que entre los siglos XV y XVIII sirvió de oasis para la realeza y nobleza francesa, la auténtica seña de identidad de esta región francesa son sus châteaux o castillos. Estos palacios constituyen uno de los legados arquitectónicos y culturales más importantes de Europa, lo que hizo que la UNESCO reconociera buena parte del valle como Patrimonio de la Humanidad. Son muchos los castillos que se pueden visitar y todos tienen un encanto especial, pero para una escapada hay que seleccionar los más importantes, no pudiéndote perder los que te vamos a enseñar a continuación.

Chambord, el gigante de piedra del Valle del Loira

El Château de Chambord es uno de los más impresionantes de todo el Valle del Loira. Mandado construir por el rey Francisco I en el siglo XVI como refugio de caza del bosque de Solagne, las obras tan solo duraron quince años. La estructura exterior es todo un monstruo de piedra, lo que explica que sea el castillo más grande de todo el Valle del Loira. Sin embargo, Chambord parece todavía más impresionante por el lago delantero en el que se refleja su fachada, que se ve magnificada por una verde arboleda y una extensa pradera que rodea al edificio, siendo perfecta para disfrutar del buen tiempo y de una botella de vino francés durante los meses estivales.

Castillo de ChambordCastillo de Chambord

No puedes perderte el interior de Chambord, que destaca por tener una escalera espiral de doble tiro atribuida a Leonardo da Vinci, la cual conduce a la gran terraza del palacio. El castillo, con sus 440 habitaciones, 365 chimeneas y 84 escaleras, tan solo fue habitado durante 72 días por Francisco I, aunque mantiene una rica decoración renacentista. Este capricho del rey todavía conserva sus espectaculares características, lo que hace que cuente con el título de Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

Chenonceau, el castillo de las damas

Conocido como "el castillo de las damas", el Château de Chenonceau es uno de los más exquisitos y elegantes de todo el Valle del Loira. Levantado sobre el río Cher por la familia Bohier, la construcción se inicia en el siglo XVI tras la demolición de una fortaleza y molino fortificado, conservando tan solo la torre del homenaje que todavía hoy da la bienvenida a todos los turistas a la entrada de la explanada del castillo. Chenonceau es un verdadero palacio sacado de un cuento de hadas. Buena parte de su estructura exterior se ve sostenida por arcos de piedra que flotan sobre el agua, dándole una visión totalmente de ensueño.

Castillo de ChenonceauCastillo de Chenonceau

Sin embargo, si desde fuera impresiona, su interior no se queda corto gracias a ricos muebles de época, tapices flamencos o pinturas de Murillo, Van Dyck, Van Loo o Rubens. La galería del palacio era el lugar donde se celebraban las grandes fiestas de Chenonceau, destacando también la capilla gótica o el aposento de las cinco reinas. Por otro lado, 70 hectáreas comprenden los bosques y jardines que rodean el castillo, destacando el Jardín de Diana de Poitiers, el de Catalina de Médicis, la granja del siglo XVI, el vergel de las flores o un laberinto italiano, siendo de todos estos jardines de donde proceden las flores frescas que durante todo el año adornan todas las estancias de Chenonceau, el castillo más romántico de todo el Valle del Loira.

Cheverny, un castillo habitado en el Loira

El Château de Cheverny destaca de entre todos los de la ruta del Loira porque es el mejor amueblado de todo el valle. Su hermosa fachada blanca de estilo neoclásico y perfectas dimensiones contrasta con el entorno verde boscoso sobre el que se emplaza. La Habitación del Rey y el Gran Salón son las estancias mejor amuebladas gracias a su decoración fastuosa, destacando los 36 paneles del salón que ilustran las andanzas de El Quijote. Además, Cheverny inspiró a Hergé para pintar el castillo de Moulinsart, residencia ocasional del famoso personaje Tintín.

Castillo de ChevernyCastillo de Cheverny

Este palacio está totalmente vivo y en él podrás observar verdaderas curiosidades de la época, destacando objetos cotidianos como cunas, retratos o incluso un vestido de novia. Sin embargo, esto no es de extrañar, puesto que durante determinadas épocas del año el castillo continúa habitado por sus propietarios, de lo que rápidamente cualquier turista se da cuenta porque hay estancias ocultas o por las fotos familiares que se observan en muchas de las habitaciones. Otro de los secretos del Castillo de Cheverny es su reserva de más de cien perros de caza, que mezcla razas francesas e inglesas, aunque todos son de tres colores diferentes.

Amboise, símbolo del poder real francés

El Castillo Real de Amboise es un conglomerado de distintos estilos y épocas, además de ser un enclave destacado en la historia de Francia, por lo que es parada obligada para los amantes del arte, la arquitectura y la historia. Edificado sobre una fortaleza medieval en el promontorio rocoso de la ciudad de Amboise, el castillo todavía conserva parte de las antiguas murallas, dándole una visión más defensiva que palaciega. La remodelación al estilo renacentista comenzó con Carlos VIII, que decidió adaptar el château royal a los nuevos gustos europeos, aunque quedó totalmente rematado por Francisco I.

Castillo de AmboiseCastillo de Amboise

El Château de Amboise, que cuenta con el título de Patrimonio de la Humanidad, llegó a tener más de 300 habitaciones. Desde ellas se contemplaban los bellos jardines que todavía hoy se asientan sobre las terrazas del castillo. Además, en este conjunto palaciego se encuentra la última morada de Leonardo da Vinci, el gran maestro del Renacimiento, sepultado en la minúscula capilla gótica de San Huberto. Para disfrutar de la mejor panorámica del castillo tendrás que acercarte hasta las afueras del centro histórico de Amboise, donde te llevarás una postal realmente mágica del río, el puente y el château royal.

Blois, otro castillo real en el Valle del Loira

Si tenemos que describir de algún modo el Château de Blois es como síntesis perfecta entre arte e historia, lo que le sirvió para ser declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Este castillo ha sido la residencia oficial de siete reyes y diez reinas de Francia y sus estilos abarcan desde la Edad Media hasta el siglo XVII. La visita permite hacerse una idea de la vida de la Corte francesa durante el Renacimiento gracias a sus estancias ricamente decoradas. Aunque el castillo sufrió las consecuencias de la Revolución Francesa, fue uno de los primeros en restaurarse durante el siglo XIX y hoy en día sirve como museo con más de 30.000 obras de arte repartidas entre sus diferentes estancias.

Castillo de BloisCastillo de Blois

Es muy fácil moverse por el Castillo de Blois, puesto que se encuentra dividido en tres zonas totalmente diferenciadas. Por un lado, el ala de Luis XII, que sobresale por el gótico de su arquitectura. Por su parte, el rey Francisco I llevó a cabo la construcción de su propia ala, destacando por el gusto renacentista tan característico de este monarca y por la escalera exterior que recuerda a la de Chambord. Finalmente, el ala de Gastón de Orleans, levantada en el siglo XVII y situada al fondo del patio del castillo.

Chaumont, ideal caballeresco

Entre los castillos de Blois y Amboise se localiza el Château de Chaumont, reconocido también como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, por lo que es otro de los imprescindibles de la ruta por el Valle del Loira, siendo además uno de los pocos que se encuentran en plena ribera del río. El edificio se encuentra rodeado por románticos jardines, multitud de flores y hasta un espacio con plantas carnívoras.

Castillo de ChaumontCastillo de Chaumont

El Castillo de Chaumont cuenta con una estructura simétrica, destacando las torres que custodian su entrada, que le dan un aire muy caballeresco. Sus estancias interiores sobresalen por los diferentes tapices que visten sus muros, y entre todas ellas hay que visitar el salón principal, que dispone de una mesa decorada como en la época. Chaumont se encuentra abierto durante todo el año y con su visita cruzarás una puerta del tiempo al mundo renacentista francés.

Azay-le-Rideau, joya renacentista del Loira

El Château de Azay-le-Rideau, de principios del siglo XVI, está construido sobre una isla del río Indre. Destaca por la forma en L de su planta y se ve rodeado por un parque decimonónico. A pesar de que cuando puede defraudar un poco cuando se visita su interior, ya que no está a la altura de la decoración de los otros châteaux del Valle del Loira, sobresaliendo solamente algunos tapices flamencos, el Castillo de Azay-le-Rideau está considerado una joya del Renacimiento francés. Su visita queda dividida en torno a las tres plantas del palacio, siete estancias visitables y la escalera de honor.

Castillo de Azay-le-RideauCastillo de Azay-le-Rideau

Aunque solo hemos recorrido 7 de los más de veinte castillos que puedes encontrar en el Valle del Loira, estos son muestra suficiente para que te sientas un verdadero príncipe o una auténtica princesa durante tus vacaciones por esta región de Francia. Dejándote llevar por la imaginación, podrás recrear las fiestas que se celebraron en sus salones, las traiciones de la Corte o incluso llegar a escuchar los rumores e historias que todavía susurran sus muros de piedra. La ruta de los castillos de Loira es una aventura que, al menos, hay que vivir una vez en la vida.

Artículos recomendados