Menú
Qué ver en Córdoba, una ciudad Patrimonio de la Humanidad en el sur de España
Qué ver en Córdoba, una ciudad Patrimonio de la Humanidad en el sur de España
ANDALUCÍA

Qué ver en Córdoba, una ciudad Patrimonio de la Humanidad en el sur de España

Hubo un tiempo en el que el mundo entero miraba a Córdoba, envidiando las maravillas que en ella se levantaron, como la Mezquita o el ciudad de Medina Azahara.

Jorge del Caz Martín

La UNESCO siempre ha puesto el foco en Córdoba, una de las ciudades más pobladas de Andalucía. Con un importante bagaje histórico y cultural que se remonta al período de dominación romana de la Península Ibérica, su época dorada se vivió cuando se convirtió en la capital del Califato de Córdoba, cuando el sur de España era todavía la legendaria Al-Ándalus. De ese momento todavía se conserva su más conocido e importante monumento, la Mezquita. Ella, junto al casco histórico, está declarada Patrimonio de la Humanidad, título con el que también cuentan con sus famosos patios que durante el mes de mayo celebran su fiesta mayor, llenándose de flores y gente que los contempla. Estos dos pilares sostienen el turismo cordobés, aunque muchas más cosas te esperan en esta mágica ciudad andaluza.

Mezquita-catedral

Las cifras avalan la importancia de la mezquita-catedral de Córdoba. Se trata de uno de los monumentos más visitados de España, uno de los atractivos culturales que más atraen a los turistas europeos, la tercera mezquita más grande del mundo, está declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y forma parte de la lista de 12 Tesoros de España. Este maravilloso conjunto en el que se unen las tradiciones cristianas y musulmanas, aunque actualmente solo está reservado para el culto católico, se edificó sobre la visigoda Basílica de San Vicente Mártir en el año 786, templo del que solo se conservan mosaicos o capitales descubiertos en restauraciones llevadas a cabo en el siglo XX.

El interior de la Mezquita-catedralEl interior de la Mezquita-catedral

El bosque de 1.300 arcos de herradura bicolores en blanco y rojo da forma al haram, lo más increíble de todo el edificio y el principal reclamo de los turistas, quienes no se cansan de contemplarlo y fotografiarlo. Sin duda, es el espacio en el que todavía se respira el ambiente andalusí, puesto que la recuperación cristiana de la ciudad de Córdoba en 1236 por Fernando III El Santo dio comienzo a siglos de reformas que transformaron por completo su estética primitiva, todo con el objetivo de establecer en la mezquita la sede catedralicia de la diócesis. El propio Emperador Carlos V llegó a afirmar que "habéis destruido lo que era único en el mundo, y habéis puesto en su lugar lo que se puede ver en todas partes". El resultado es un complejo de estilos islámico, gótico, renacentista y barroco.

Alcázar de los Reyes Cristianos

Sobre el anterior alcázar califal cordobés se decidió construir esta fortaleza palatina. Su apellido de Reyes Cristianos se refiere a que fue ordenado construir tras la recuperación de la ciudad por parte de la Corona de Castilla. Cuenta con una sobria arquitectura exterior que de no ser por los impresionantes jardines y fuentes no sería tan sumamente llamativa, mientras que su interior es hechizante por la belleza que presenta. En él habitaron los Reyes Católicos durante el tiempo en que duró la Guerra de Granada, dando luz Isabel La Católica entre sus estancias a la infanta María, que se convirtió en reina de Portugal.

Los jardínes del Alcázar de los Reyes CristianosLos jardínes del Alcázar de los Reyes Cristianos

Tal es la belleza del Alcázar de los Reyes Cristianos que llegaron a atraer el interés de la productora HBO, creadora de la mundialmente conocida "Juego de Tronos", aunque finalmente no fueron escogidos para recrear parte de su mundo. Los 55.00 metros cuadrados de jardines habrían sido el escenario perfecto para la serie, destacando en ellos el Paseo de los Reyes con efigies de los reyes ligados al alcázar, la estatua de Cristóbal Colón con los Reyes Católicos o las fuentes rodeadas de naranjos y limoneros.

Judería y Sinagoga

Córdoba, al igual que Toledo, era la ciudad de las tres cultural, en la que cristianos, judíos y musulmanes convivieron, de una forma más o menos pacífica, pero lo hicieron. En el caso de los hebreos, tenían su propio barrio, cuyas callejuelas forman parte del recinto del casco antiguo cordobés declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Entre sus calles habitaron los judíos de la ciudad entre el siglo XIII hasta 1492, año en que fueron expulsados de los reinos hispánicos.

La Sinagoga, uno de los edificios más emblemáticos de la judería en CórdobaLa Sinagoga, uno de los edificios más emblemáticos de la judería en Córdoba

El edificio más importante de la judería es la Sinagoga, una de las tres que quedan en España del período medieval, estando las otras dos en Toledo. Fue construida en el siglo XIV y su estilo responde al mudéjar, con una decoración basada en yeserías de clara inspiración islámica. Versos hebreos bíblicos del Cantar de los Cantares forman parte también de los ornamentos de las paredes de la sinagoga, que se ha coronado como uno de los monumentos más visitados de Córdoba y por el que tendrás que pasar obligatoriamente.

Puente Romano

El río Guadalquivir ha sido, desde siempre, un espectador más del devenir histórico de Córdoba. Para cruzarlo, los romanos construyeron en el siglo I d.C. un puente de piedra formado por varios arcos y que era uno de los pocos puntos que en aquel entonces permitían cruzar este gran río del sur de España. Este puente, que solo conserva dos arcos originales porque esta obra de ingeniería civil ha sido reformada a lo largo de estos últimos veinte siglos, es una de las atracciones turísticas de la ciudad y desde él se contempla una de las panorámicas más famosas de Córdoba. Este monumento, junto con el Templo Romano, es la huella del paso de esta importante civilización por esta capital andaluza.

Los romanos lo construyeron en el siglo I d.CLos romanos lo construyeron en el siglo I d.C

A diferencia del Alcázar de los Reyes Cristianos, el Puente Romano sí que ha formado parte del rodaje de "Juego de Tronos", por lo que los fans de la serie ya tienen una excusa para acercarse hasta él y la ciudad. Paseando por él se descubre la famosa estatua de San Rafael, datada del siglo XVII, y entre él y el otro puente de la ciudad, construido más recientemente, se sitúa el Monumento Natural Sotos de la Albolafia, formados a partir de la sedimentación del río que a lo largo del tiempo ha dado pie al crecimiento de vegetación, hogar de diferentes especies de aves y uso humano con el establecimiento de molinos.

Patios de Córdoba

El Barrio del Alcázar Viejo, también conocido como el de San Basilio, es uno de los más importantes de la ciudad porque en él se encuentran los patios más espectaculares de Córdoba, aunque también se pueden encontrar otros muchos en el resto de áreas urbanas. La Fiesta de los Patios está declarada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad desde 2012 y se celebra cada año a mediados del mes de mayo. Los concursos basados en la rivalidad vecinal de demostrar quién tiene el patio más bonito y mejor decorado se remontan a principios del siglo XX, y cada año se esmeran más ya no solo en conseguir ser el mejor, sino en impresionar a todos los visitantes curiosos que se acercan a conocerlos.

La Fiesta de los Patios está declarada Patrimonio Inmaterial de la HumanidadLa Fiesta de los Patios está declarada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad

Geranios, petunias y cintas son las plantas protagonistas en la mayor parte de los patios que, aunque siguen una estructura parecida, no se encuentra uno igual que otro. Fuera del barrio que hemos mencionado anteriormente se encuentra el famoso Palacio de Viana, uno de los espacios turísticos más visitados de la ciudad. Se trata de una casona nobiliaria del siglo XV-XVI declarada Bien de Interés Cultural y localizada en el Barrio de Santa Marina en la que se puede visitar, además de un interior bellísimamente conservado y decorado, doce auténticos patios. Con ellos el turista se puede empapar de la cultura cordobesa y entender la importancia que esta estancia hogareña ha tenido siempre en la vida familiar y social de la ciudad a lo largo de toda su historia.

Las plazas cordobesas

Son muchas las plazas que podemos encontrar por diferentes rincones de Córdoba. Una de las más bellas y curiosas es la Plaza de la Corredera, que recuerda a las plazas mayores castellanas, como la de Madrid o Salamanca, ya que es cuadrada y rodeada de soportales, siendo la única así dispuesta en Andalucía. El turista de Córdoba también tiene que pasar por la Plaza de los Capuchinos, donde se encuentra la famosa estatua en piedra del Cristo de los Faroles, una de las imágenes más veneradas por los cordobeses. Del mismo modo, la Plaza de las Tendillas, ya en pleno casco urbano, despunta también como una de las más bonitas, en este caso por el aspecto señorial, recordando sus edificios a los de la misma Gran Vía madrileña.

Las ruinas del Medina AzaharaLas ruinas del Medina Azahara

Medina Azahara

Cuando se visita Córdoba, también hay que reservar tiempo para conocer parte de los alrededores, puesto que a ocho kilómetros de la capital se encuentra una de las ciudades palatinas legendarias de Al-Ándalus, Medina Azahara. El significado de su nombre responde al de "la ciudad brillante", que cuenta con la declaración de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 2018. Entre las estancias que quedan en pie, el Salón Rico es la más valiosa de todas, conservando todavía sus originales arcos de herradura que forman un patio en el que se celebraron las grandes fiestas califales. A pesar del lujo y elegancia de Medina Azahara, tan solo estuvo en pie alrededor de cien años, pues fue destruida por los bereberes con la caída del Califato de Córdoba. Sin embargo, con su restauración lucha por recuperar el esplendor pasado y florecer de nuevo como en aquel tiempo en el que el mundo entero miraba a Córdoba.

Artículos recomendados