Menú
Tras los pasos de Isabel La Católica: una ruta turística por Extremadura y Andalucía
Tras los pasos de Isabel La Católica: una ruta turística por Extremadura y Andalucía
ITINERARIOS

Tras los pasos de Isabel La Católica: una ruta turística por Extremadura y Andalucía

Cáceres, Guadalupe, Trujillo, Sevilla o Granada son algunos de los rincones que formaron parte de la vida de la reina Isabel I de Castilla en el sur de España.

Jorge del Caz Martín

Por todos es sabido que una de las reinas más famosas y conocidas es Isabel La Católica. Aquella mujer nacida en el abulense pueblo de Madrigal de las Altas Torres se ha convertido en uno de los personajes más destacados de la historia universal. Durante más de treinta años gobernó la Corona de Castilla como reina propietaria y señora natural de todos sus reinos y señoríos, pero, ¿cuáles eran? Se trataba de los reinos de León, Galicia, Toledo, Castilla, Sevilla, Córdoba, Jaén, Murcia, Granada, el Principado de Asturias y el Señorío de Vizcaya. Uniendo todos estos enclaves geográficos, las pseudoprovincias de aquella época que no se corresponden con las demarcaciones actuales, se ocupaba prácticamente la totalidad de la península Ibérica, sin incluir las actuales Portugal, Navarra, Valencia, Cataluña y Aragón.

Plaza de Granada nombrada en honor a la protagonista de este artículoPlaza de Granada nombrada en honor a la protagonista de este artículo

Como vemos, el gobierno de Isabel no se limitó a la actual comunidad autónoma de Castilla y León, la herencia de aquella Corona sobre la que ella reinó personalmente, si no que se extendía más allá. Por ello, son muchas las rutas turísticas que han surgido por toda España en torno a la figura de esta reina y no sólo en esa región, ya que su figura está de actualidad desde que se emitiera la serie sobre su biografía en La 1 de RTVE entre 2012 y 2014. Extremadura y algunos puntos de Andalucía son algunas de las que también han querido sumarse a esta oleada isabelina creando sus propios productos culturales en torno a la figura de la reina. Desde Bekia Viajes te proponemos un verdadero paseo por la historia visitando los lugares más importantes que marcaron la vida de la Isabel La Católica en estas dos comunidades del sur de España. ¿Te vienes a conocerlos?

La provincia de Cáceres y la lucha por el trono de Castilla

La provincia de Cáceres marcó un antes y un después en la vida de Isabel La Católica, ya que en ella fue donde se vivió intensamente la lucha por el trono de Castilla, al cual también aspiraba su sobrina Juana La Beltraneja. En Trujillo, cuyo conjunto histórico está declarado Bien de Interés Cultural, establecieron los Reyes Católicos su corte itinerante para luchar contra los partidarios de su rival. Isabel es el monarca que más tiempo ha pasado en esta villa extremeña, pisando los suelos de los palacios, murallas o iglesias que hoy en día los turistas que se acercan hasta este rincón de Extremadura fotografían con sus cámaras y móviles.

Otro de las paradas que te proponemos en esta ruta es Plasencia, la localidad en la que Juana La Beltraneja se casó con su tío, el rey Alfonso de Portugal, coronándose ambos como Reyes de Castilla para reclamar el trono. Finalmente, la guerra civil que dejó asolados todos los reinos se concluyó con la victoria del bando isabelino, adhiriéndose de nuevo Plasencia a la Corona castellana. Gótico y Renacimiento son las señas de identidad de los monumentos que se pueden visitar hoy en día en esta villa para revivir el papel que jugó en el devenir del conflicto sucesorio, no pudiendo perderte los palacios nobiliarios y la catedral.

La luz se vuelve rojiza al chocar con el Arco de la Estrella por la nocheLa luz se vuelve rojiza al chocar con el Arco de la Estrella por la noche

Por su parte, la capital de provincia, Cáceres, también fue lugar de paso de la reina Isabel, en este caso en dos ocasiones. La primera de ellas para pacificar a los habitantes por los enfrentamientos que se vivían en sus calles, mientras que en la segunda acudió para jurar los fueros de la ciudad frente al Arco de la Estrella. Durante sus estancias en esta urbe que hoy en día cuenta con el título de Ciudad Patrimonio de la Humanidad, la monarca se alojaba en el renacentista Palacio de los Golfines de Abajo, una de las grandes joyas de la arquitectura civil cacereña. El impresionante entorno cultural y artístico de Cáceres ha posibilitado que la propia productora de la serie "Isabel", Diagonal TV, eligiera esta localización para llevar a cabo el rodaje de algunas escenas de la ficción histórica sobre la vida de esta reina castellana. Seis siglos después, la soberana volvió a pasear por las históricas calles y edificios de la localidad, aunque en este caso reencarnada por la actriz Michelle Jenner.

Guadalupe, un retiro de reyes Trastámara

Uno de los puntos isabelinos más importantes y visitados de Extremadura es el Real Monasterio de Santa María de Guadalupe. En él se da culto a la Virgen de Guadalupe, una de las advocaciones marianas más importantes del mundo. A lo largo de su vida, Isabel La Católica pasó algunas temporadas en este monasterio que siempre ha estado ligado a la Casa Trastámara, a la que ella pertenecía. De hecho, su hermano Enrique IV de Castilla, más conocido como El Impotente, fue sepultado en la basílica del monasterio, junto a su madre María de Aragón y otros miembros de la realeza castellana y portuguesa. Sin embargo, también Guadalupe fue escenario de las negociaciones entre los Reyes Católicos y Colón, por lo que el descubrimiento del Nuevo Mundo se gestó en este rincón extremeño.

Los interiores del Monasterio de Santa María de Guadalupe por los que paseó Isabel La CatólicaLos interiores del Monasterio de Santa María de Guadalupe por los que paseó Isabel La Católica

Además de pasear por la historia, en Guadalupe también se repasa la evolución del arte, comenzando por el mudéjar, pasando por el gótico, el florecimiento del Renacimiento, la exuberancia del Barroco y los toques neoclásicos finales. Sin embargo, todos estos estilos están armonizados dentro de un entorno único que invita a la paz y a la meditación, con su claustro como eje central. Tampoco los visitantes pueden dejar de contemplar las importantes obras pictóricas que conservan los muros de Guadalupe, destacando "La Coronación de la Virgen", de El Greco, entre otras de Zurbarán, Goya, Juan de Flandes o Pedro de Mena.

Sevilla, el nacimiento de un príncipe

Se atribuye a Isabel La Católica la frase "el invierno en Burgos y el verano en Sevilla". Lo cierto es que bien tendría que haber sido al revés, puesto que acostumbrada a la frescura de las llanuras de la profunda Castilla, los meses estivales en el sur de España le resultarían más duros. Sin embargo, bien pueden ser ciertas esas palabras en boca de la reina católica, ya que su hijo y heredero, el príncipe Juan de Castilla y Aragón, nació un 30 de junio de 1478 en los Reales Alcázares de la capital de Andalucía. Fue bautizado en la catedral de la ciudad, que por aquel entonces se encontraba en plena construcción, siendo terminada a comienzos del siglo XVI y ostentando actualmente la declaración de Patrimonio de la Humanidad y el privilegio de ser la catedral gótica más grande de toda la Cristiandad.

No puedes olvidar visitar el Alcázar de Sevilla No puedes olvidar visitar el Alcázar de Sevilla

Fueron ocho las veces que estuvo la reina Isabel La Católica en Sevilla. Para alojar a toda su corte y comitiva, llevó a cabo ciertas reformas en los Alcázares de la ciudad, aunque algunas de ellas no llegó ni siquiera a contemplarlas. Tal es el ejemplo del Oratorio de la Reina, situado en el Cuarto Alto del Palacio de Pedro I y que terminó de construirse en 1504, el año de su muerte. Esta pequeña capilla es una importante muestra del gótico tardío, ya que el renacimiento está muy presente en su decoración. Sin embargo, no siempre se hospedó en el palacio, sino que varias fueron las veces que optó por hacerlo en el dominico Convento de Madre de Dios, del que fue gran benefactora.

Granada, el descanso eterno de la reina

El 26 de noviembre de 1504, la Corona de Castilla amanecía con tristes repiques de campana para anunciar la muerte de la reina Isabel, la soberana más famosa de su historia y que ha llegado a convertirse de un auténtico mito. Medina del Campo fue el lugar en el que se escuchó su último suspiro y desde allí un simple cortejo fúnebre puso rumbo a la Alhambra de Granada, el lugar donde había dispuesto ser enterrada. En concreto, la reina fue sepultada en una sencilla tumba en el Monasterio de San Francisco de la Alhambra, el primero que se construyó en la Granada cristiana, dentro de los muros de la propia ciudad palatina, cumpliendo con sus últimas voluntades. Sin embargo, años después sus restos fueron trasladados a la Capilla Real de la ciudad y actualmente este convento hace las veces de Parador Nacional de Turismo, sin duda uno de los hoteles más espectaculares de esta ciudad milenaria.

La Alhambra de Granada, el último reino en ser conquistado por Isabel ILa Alhambra de Granada, el último reino en ser conquistado por Isabel I

La Capilla Real es Isabel en estado puro. Construida en un tardío gótico isabelino, se encuentra anexa a la renacentista Catedral de la Encarnación. En ella reposan sus restos junto con los de su marido, el rey Fernando El Católico, su hija Juana La Loca, Felipe El Hermoso y su nieto Miguel de La Paz. Todo un mausoleo de mármol para los que fueron los últimos reyes de la dinastía Trastámara, que fue sucedida por la Casa Austria o Habsburgo. Dentro del complejo de la Capilla Real todavía se pueden contemplar objetos personales de la reina, como su corona, cuadros de pintores flamencos, altares, misales o un busto orante de ella y su marido. Aunque hay que pagar por entrar a verla, es el broche de oro para poner fin a esta ruta isabelina por el sur de España. De hecho, es el monumento más visitado de Granada después de la Alhambra, que se lleva la primera medalla.

Artículos recomendados