Menú
Qué ver y cómo llegar a Cabrera, una isla mágica y llena de secretos en Baleares
Qué ver y cómo llegar a Cabrera, una isla mágica y llena de secretos en Baleares
ISLAS BALEARES

Qué ver y cómo llegar a Cabrera, una isla mágica y llena de secretos en Baleares

Descubre todo lo que tienes que ver y hacer en Cabrera, la isla principal de un archipiélago de las Baleares que cuenta con la protección de Parque Nacional.

Jorge del Caz Martín

El Mediterráneo cuenta con un sinfín de islas que durante siglos han servido de parada a los navegantes que lo han surcado. No fue hasta el Descubrimiento de América en 1492 cuando este viejo mar europeo comenzó a perder su influjo y poder. Sin embargo, aún así continuó atrayendo la vista de los países costeros que se ven bañados por sus aguas, ya que siempre quedaba algo por explorar. Todavía hoy continúa ocurriendo esto mismo, aunque el Mediterráneo ha cambiado a los comerciantes por turistas que tratan de localizar en él todo un oasis de paz y tranquilidad. Una de las formaciones insulares más espectaculares que conserva es Cabrera, todo un archipiélago configurado por 19 pequeños islotes deshabitados que forma parte de las españolas Islas Baleares y cuya desconocida magia atrae a esos viajeros que intentan encontrar el paraíso en la Tierra.

Cabrera es un archipiélago configurado por 19 pequeños islotes deshabitadosCabrera es un archipiélago configurado por 19 pequeños islotes deshabitados

Cómo llegar a Cabrera

La única forma de acceder a la isla de Cabrera es a través del mar, ya que no dispone de aeropuerto. Para poder llegar hasta su costa, se pueden seguir dos formas diferentes. La más sencilla es a través de la contratación de una excursión, siendo el punto de partida la Colònia Sant Jordi, al sur de Mallorca, donde además se encuentra el centro de recepción de visitantes del Parque Nacional marítimo-terrestre del Archipiélago de Cabrera, ubicado en una construcción moderna con forma de talaiot en la que se puede visitar un impresionante acuario con más de 5.000 ejemplares de diversas especies mediterráneas.

Civitatis, Excursiones a Cabrera, Mar Cabrera o Click Mallorca son algunas de las empresas que ofrecen este tipo de excursiones, moviéndose los precios entre los 40€ y 50€. No obstante, todo depende del tipo de servicio que se reserve, existiendo algunos productos realmente interesantes que cuestan algo más, destacando, por ejemplo, la extensión de la jornada con una actividad de snorkel en la Cueva Azul. Del mismo modo, sobresalen las excursiones que hay a última hora del día para contemplar el atardecer antes de regresar a Mallorca mientras se degusta una copa de cava.

La única forma de llegar a Cabrera es por mar, es decir, en un barcoLa única forma de llegar a Cabrera es por mar, es decir, en un barco

Si por el contrario eres uno de los afortunados que aparcan su propio barco en algún puerto mallorquín o has alquilado una embarcación, puedes navegar tú mismo hasta la isla. Sin embargo, antes de lanzarse a la aventura se debe solicitar un permiso a Parques Nacionales de España, ya que está restringido el fondeo de embarcaciones al Puerto de Cabrera a un máximo de 50 por día. Del mismo modo, si quieres pernoctar en tu propio barco, también se debe de comunicar al organismo. No ocurre lo mismo con quienes se hospedan en el único alojamiento turístico que hay en la isla, el Albergue de Cabrera, que abrió sus puertas en 2014 y cuenta con 12 habitaciones dobles.

Qué ver en Cabrera

La duración del trayecto en barco hasta Cabrera desde el puerto de la Còlonia de Sant Jordi de Mallorca es de media hora. Después de pasar por varios islotes del archipiélago, como el de Conejera, se divisa el castillo, una construcción del siglo XIV que se levantó para defender el Mediterráneo de los bereberes. Hoy en día, esta fortaleza da la bienvenida a los visitantes de la isla junto con los guías que esperan en el puerto de llegada para informarles de qué pueden ver y hacer en Cabrera. No hay que olvidar que esta isla balear es uno de los pocos refugios vírgenes que quedan en la cuenca mediterránea, hecho que motivó a que fuera declarada parque nacional marítimo-terrestre en 1991, habiéndose aumentado el espacio de protección en 2019.

Esta construcción del siglo XIV se levantó para defender el Mediterráneo de los bereberesEsta construcción del siglo XIV se levantó para defender el Mediterráneo de los bereberes

Durante el trayecto hasta Cabrera, los excursionistas se dan cuenta de como las aguas se van tornando de un simple azul en Mallorca a puro turquesa transparente conforme se acerca el barco al archipiélago, lo que permite que se puedan observar perfectamente las diferentes especies animales que las habitan. Sin embargo, tampoco hay que perder de vista al horizonte, ya que muchas veces los habitantes marinos de la isla saludan a los turistas con sus saltos. Se trata de la colonia de delfines que habita en este parque nacional, encontrando ejemplares de las familias comunes, listados y mulares que sacan una sonrisa de oreja a oreja a grandes y pequeños.

Una vez que las embarcaciones han atracado en el puerto, los visitantes cuentan con tiempo libre para recorrer la isla caminando, siendo la única forma de hacerlo. De este modo, se preserva el excepcional paisaje, formando por rocas calizas y ausencia de árboles. No es de extrañar esto último, ya que en invierno se ve azotada por el frío y fuertes vientos, y en verano por un intenso calor solar. Subir al castillo es imprescindible, ya que desde aquí, especialmente los días claros, se contempla una panorámica infinita que permite vislumbrar la Sierra de Tramuntana, en la vecina Mallorca.

La única forma de recorrer las islas es caminando, disfrutando del paseoLa única forma de recorrer las islas es caminando, disfrutando del paseo

Otro de los caminos que pueden tomarse es el que lleva hasta el Faro de Ensiola, 5 horas de caminata para recorrer 11 kilómetros desde el lugar en que fondea el barco Se trata de un paseo complicado que transcurre por las zonas más abruptas de la isla, pero que permite contemplar de cerca los agudos acantilados que sirven de muralla para proteger a la fauna autóctona, como las lagartijas con las que se cruzan los turistas o las aves, dueñas y señoras de las partes que presentan más altitud. De igual modo, se puede seguir el itinerario que lleva hasta Bellamirada, una de las colinas de Cabrera con espectaculares vistas. Siguiendo la ruta te encontrarás con una bodega reconvertida en museo etnográfico o la casa de los Feliu, los últimos habitantes de la isla, aunque este paseo se hace acompañado de un guía.

Relax en la Playa de S'Espalmador

Uno de lo rincones en los que se permite algo de libertad a los visitantes es Playa de S'Espalmador, donde se puede realizar snorkel para observar de cerca los peces, tomates de mar, pulpos o lapas que conviven en las aguas de esta playa. El itinerario recomendado es seguir la corriente hasta Sa Platgeta, dándote cuenta con este paseo por el mar de la riqueza marítima de Cabrera, destacando también la reserva de la amenazada posidonia oceánica, la auténtica generadora de la vida del archipiélago. Por otra parte, se puede realizar buceo profesional entre las cuevas de los acantilados, pero para ello hay que pedir un permiso especial.

Se puede realizar buceo profesional entre las cuevas de los acantilados pidiendo un permisoSe puede realizar buceo profesional entre las cuevas de los acantilados pidiendo un permiso

Sa Cova Blava, el final de la excursión a Cabrera

La mayor parte de las embarcaciones que salen desde Mallorca con destino a Cabrera regresan a la principal isla de las Baleares por Sa Cova Blava, también conocida en castellano como Cueva Azul. No es casualidad el nombre que tiene, porque verdaderamente ese color es la seña de identidad. Pocos rincones hay en el Mediterráneo cuyas aguas presenten una tonalidad tan fuerte e intensa como la de esta cueva situada al pie de un acantilado en el extremo norte. Como recomendación, es importante que lleves gafas de buceo, ya que está permitido darse un chapuzón, así como contratar la excursión a última hora de la tarde para disfrutar del ocaso, cuando los últimos rayos de sol del día se reflejan en estas mágicas aguas y crean un juego de luces extraordinario.

Leyendas y fantasmas en Cabrera

El aislamiento que Cabrera ha vivido a lo largo de los siglos ha permitido que su ecosistema se haya mantenido prácticamente intacto, aunque sí que se aprecia observando bien el ambiente la huella de las diferentes civilizaciones y pueblos que han pasado por esta espectacular isla del Mediterráneo. Los primeros en hacerlo fueron los romanos, siguiendo sus pasos los cartagineses, fenicios o bizantinos. También los cristianos llegaron a construir en la isla un monasterio, del que se encontraron restos arqueológicos en el 2004. Los piratas bereberes utilizaron la isla para tratar de controlar el mar y atacar a las islas colindantes. Y ya en el siglo XIX, este paraíso se convirtió en el infierno.

Cuenta la leyenda que el fantasma de un militar alemán de la II Guerra Mundial está en la islaCuenta la leyenda que el fantasma de un militar alemán de la II Guerra Mundial está en la isla

Después de la Guerra de Independencia, cerca de 9.000 presos franceses fueron enviados a Cabrera tras haber perdido el conflicto. Difícil es imaginar mientras se pasea por esta maravillosa isla que se convirtió en todo un campo de concentración, donde los únicos recursos que tenían para sobrevivir eran los que encontraban en el propio medio, porque fueron totalmente abandonados a la intemperie. En 1814, tan solo quedaban alrededor de 1.800, que fueron trasladados a Francia. Cuenta la leyenda que uno de ellos engañaba a sus compañeros para llevarles a una siniestra cueva para asesinarlos y comérselos, a fin de no sucumbir a la muerte.

En un rincón de la isla se encuentra también un cementerio en el que se encuentran dos tumbas. Cuenta la tradición oral que un militar alemán de la II Guerra Mundial fue enterrado en la isla, junto a un pescador. Su fantasma se aparecía cada noche para suplicar que su cuerpo fuera llevado a su tierra natal, cumpliendo su deseo. Sin embargo, parece ser que se trasladaron los restos del pescador, porque el soldado continúa apareciéndose por los rincones de Cabrera. Una vez contada todas las historias, leyendas y secretos de esta maravilla mediterránea, quizás te preguntas por qué se llama así, y la respuesta está en las cabras montesas que en ella habitaban, hoy desaparecidas.

Artículos recomendados