• News
    • Celebrities
    • Realeza
    • Sociedad
    • Cine
    • Televisión
    • Música
  • Moda
    • Tendencias
    • Artículos
    • Looks
    • Diseñadores
    • Modelos & Iconos
    • Marcas
    • Complementos
    • Niños
    • Hombres
  • Belleza
    • Cara
    • Cabello
    • Cuerpo
    • Looks
    • Maquillaje
    • Tratamientos
    • Perfumes
    • Celebrities
    • Marcas
    • Hombres
  • Fit
    • Entrenamiento
    • Dietas
    • Nutrición
    • Cuerpo
    • Mente
  • Pareja
    • Amor
    • Sexualidad
    • Salud
    • Divorcio
    • Relatos
  • Padres
    • Alimentación
    • Salud
    • Psicología
    • Educación
    • Ocio
    • Calculadoras
    • Nombres
    • Canciones infantiles
    • Dibujos para colorear
    • Diccionario
  • Cocina
    • Recetas
    • Nutrición y dieta
    • Alimentos
    • Gastronomía
    • Restaurantes
  • Hogar
    • Bricolaje
    • Decoración
    • Jardinería
    • Manualidades
    • Ecología
    • Economía doméstica
  • Salud
    • Medicamentos
    • Enfermedades
    • Cáncer
    • Menopausia
    • Alergias
    • Dietética
    • Vida sana
  • Psicología
    • Terapia
    • Ansiedad
    • Depresión
    • Emociones
    • Coaching
    • Relaciones
  • Mascotas
    • Perros
    • Gatos
    • Peces
    • Pájaros
    • Roedores
    • Exóticos
  • Viajes
  • Horóscopo
    • Zodíaco
    • Horóscopo chino
    • Tarot
    • Numerología
    • Rituales
    • Test de compatibilidad
Buscar

Bekia viajes

Destinos

3 días en las Islas Cíes: un trocito de paraíso en el Atlántico gallego

DIRECTO Segundo ensayo de Melani García en Eurovisión Junior 2019
3 días en las Islas Cíes: un trocito de paraíso en el Atlántico gallego
RELAX, AVENTURA Y EMOCIÓN

3 días en las Islas Cíes: un trocito de paraíso en el Atlántico gallego

Relájate en sus playas de arena fina y aguas cristalinas, disfruta de la aventura que suponen las cuatro rutas del archipiélago y emociónate con las sensaciones que otorgan las Cïes.
Patricia Cámara

Muchas veces observamos las playas del Caribe o del Pacífico y nos quedamos asombrados. Fina arena blanca, aguas cristalinas y un entorno privilegiado aderezan fotografías que consideramos de auténticos paraísos. Pues bien. Y si les digo que en España tenemos un paraíso similar a esos que encontramos en Cuba, México o Tailandia. Las Islas Cíes.

Cada día más conocidas, se trata de tres islas situadas en el Atlántico, frente a las costas viguesas. Dos de las islas, Isla de Monteagudo e Isla do Faro se encuentran unidas mediante la Playa de Rodas, así como por un puente de piedra por encima de una laguna. La otra isla, San Martiño, se encuentra separada de estas y la única forma de llegar a la misma es en embarcación privada.

Playas, relax, disfrute, aventura...

Este archipiélago es ideal para pasar dos o tres días descubriendo las islas, sus majestuosas playas y su naturaleza salvaje. Pero también puede ser un planazo para un solo día, con la intención de aprovechar la jornada entre el relax de las playas y la aventura de alguna ruta a pie. En este artículo vamos a enfocar nuestra visita a las islas durante tres jornadas - tres días y dos noches-.

Para entrar en el archipiélago hay que pedir un permiso especial a la Xunta de GaliciaPara entrar en el archipiélago hay que pedir un permiso especial a la Xunta de Galicia

Cuando hablamos de unas vacaciones en las Cíes no os imaginéis algo lujoso, con hoteles a pie de playa. Nada de eso. La única opción de alojamiento es el Camping de las Cíes. Tenemos la opción de alquilar la parcela con tienda de campaña o bien llevar nuestro propio equipamiento.

La reserva en el camping es importante, casi vital para poder acudir a las Cíes. Al tratarse de un Espacio Natural Protegido es necesario pedir una autorización para la visita a las islas. Con la reserva para el camping, la autorización viene incluida por lo que nos ahorraríamos el proceso - suele durar varias semanas-. Una vez tengamos la autorización toca reservar el barco. Hay varias compañías que hacen traslados a las Cíes y desde diferentes puntos: Vigo, Baiona y Cangas. Nuestra recomendación es coger el barco lo más pronto posible para así poder aprovechar el tiempo al máximo.

El Camping de las Cíes tiene capacidad para 700 personasEl Camping de las Cíes tiene capacidad para 700 personas

Llegado el día del viaje, una vez hayamos disfrutado del paseo en barco, de unos 30 minutos, entre la costa gallega y el muelle de Rodas. Nada más llegar, tenemos una caseta de información donde podemos tomar idea de lo que podemos hacer y ver en las Islas Cíes. Una vez instalados en el camping, en donde hay servicios como supermercado, restaurante, duchas..., toca ponerse en marcha.

Disfrutar de la Playa de Rodas, la mejor del mundo

Podemos aprovechar esta primera mañana para hacer kayak. Las actividades son ofertadas por el propio camping, por cierto. Con monitores guiados bordearemos las islas de Monteagudo y Faro y podremos llegar a la Isla de San Martiño. Un baño en la playa y vuelta al punto de partida tras haber descubierto las Cíes desde el agua, pudiendo hacer instantáneas para el recuerdo. ¡De auténtica postal!

Hay merenderos por si va a pasar el díaHay merenderos por si va a pasar el día

De nuevo en la Isla do Faro, toca reponer fuerzas. Para ello podemos optar por un picnic en la Playa de Rodas para disfrutar de la tarde en la mejor playa del mundo, según 'The Guardian', de su fina arena blanquecina y de sus translúcidas aguas. Eso sí, ojo con la temperatura del agua... ¡Está congelada!

Una vez hemos aprovechado nuestro día de playa toca ver atardecer desde el puente que une las dos islas. Los turistas se congregan allí para observar la puesta de sol con vistas al Atlántico. Todo un privilegio disfrutar de una escena así en un entorno natural como las Islas Cíes. Para rematar el día es muy recomendable con una sesión de Observación Astronómica Nocturna, más conocida como Starlight. En ella nos enseñarán a identificar las estrellas y planetas, a orientarnos por la noche... y disfrutaremos de una bonita excursión nocturna antes de cerrar el día.

Una ruta hacia unas vistas majestuosas

De cara a nuestro segundo día, tendremos que coger fuerzas pues afrontaremos la ruta más larga del archipiélago. La más conocida de las cuatro caminatas a pie que podemos hacer es la ruta del Faro de las Cíes. Son 3,5 kilómetros, solo ida, que arrancan en el camping y nos llevarán por un un sendero ascendente de hormigón entre árboles. Pero cuidado porque en la segunda parte de la ruta no hay vegetación por lo que deberás tomar precauciones para el sol y el calor.

Los faros tienen la magia de evocar casi sin querer pedazos de infanciaLos faros tienen la magia de evocar casi sin querer pedazos de infancia

Ya en una zona de ascensión sobre camino de tierra nos encontraremos con el Observatorio de Aves y la Pedra da Campá. Desde el primero, las vistas de los acantilados de la cara oeste de la Isla do Faro son espectaculares. La segunda es el resultado de la erosión de los vientos que azotan esta zona estéril. Todavía nos queda superar las curvas de herradura finales sobre piedras que dan acceso al faro. Eso sí, las vistas merecen la pena: el vasto Atlántico a un lado, la ría de Vigo al otro, con la Isla de San Martiño de frente y los portentosos acantilados de la Isla do Faro por detrás.

Tras disfrutar de lo que el faro nos ofrece, toca afrontar el descenso. En él podemos pararnos en las zonas habilitadas para comer y también podremos empalmar con otra de las rutas de las Cíes, la que llega al Faro da Porta. Un paseo sin desniveles y con un sendero muy agradable que nos otorga otra vista de la Isla de San Martiño.

Tumbarse en la toalla, hundir los pies en la arena blanca y finísima y cerrar los ojos para relajarteTumbarse en la toalla, hundir los pies en la arena blanca y finísima y cerrar los ojos para relajarte

Para acabar esta segunda jornada, podemos aprovechar la tarde para relajarnos en una de las calas con más encanto de las Cíes: la Playa de Nuestra Señora. Allí podemos disfrutar de la tranquilidad y la calma así como practicar el snorkel, otra de las actividades que ofrece el camping, a realizar en esa zona de aguas rocosas y diversidad de fauna acuática. Para acabar la jornada es aconsejable repetir el momento más mágico del día: la puesta de sol. Tenemos la opción de repetir en el puente o buscar otro lugar, cercano al camping, que nos de otra perspectiva del atardecer. Eso sí, la noche será de descanso tras un día lleno de aventuras.

El punto más alto de las Cíes

Finalizando nuestros tres días en las Islas Cíes, toca afrontar nuestra tercera ruta, que llega al Alto del Príncipe. Se trata de un sendero boscoso hasta el punto más elevado de archipiélago, donde tendremos vistas magníficas de los acantilados que colman la parte occidental de la Isla de Monteagudo. Serán 1,7 kilómetros, prácticamente todo en subida, hasta nuestra meta.

Seguidamente, si aún tenemos fuerzas, podemos optar por completar la cuarta ruta de las Cíes: la ruta del Faro do Peito. Serán unos dos kilómetros, desde el Alto del Príncipe, por un sendero bastante regular hasta llegar al punto más septentrional del archipiélago. Una vez llegados al Faro do Peito tendremos una buena panorámica de la Ría de Vigo, de las poblaciones cercanas a la ciudad pontevedresa y de otras islas situadas más al norte.

La Playa de Figueiras tiene que estar en tu lista de lugares imprescindibles que visitarLa Playa de Figueiras tiene que estar en tu lista de lugares imprescindibles que visitar

Para rematar nuestra visita a las Islas Cíes, podemos recuperar fuerzas en alguna de las numerosas calas que nos encontraremos en nuestro camino de vuelta desde el faro. Será un gran momento para explorar y pasar relajarnos en las desiertas calas de Playa de Cantareira y Playa de las Margaridas, muy rocosas y tranquilas. Además, en nuestro camino de vuelta al camping pasaremos cerca de la Playa de Figueiras, la única zona nudista de las Islas Cíes.

Y sin apurar mucho la hora de regreso a territorio peninsular, llega el momento de despedirnos del paraíso. Las Islas Cíes nos han aportado relajación, disfrute, aventura, deporte, emoción... en tres días para el recuerdo. Y qué mejor que inmortalizar nuestra marcha que junto al cartel de Praia de Rodas. Nos coge de camino al muelle así que no hay excusa.

Cuando pienses en tus próximas vacaciones y se te vengan a la mente playas de arena blanca y aguas cristalinas recuerda que en Galicia hay un trocito de paraíso. Un paraíso en mitad del Atlántico.

Artículos recomendados