Menú
Síndrome de la clase turista: qué es y cómo evitarlo
Síndrome de la clase turista: qué es y cómo evitarlo
PROBLEMAS DE SALUD

Síndrome de la clase turista: qué es y cómo evitarlo

El síndrome de la clase turista se origina tras largas horas de vuelos en las que el cuerpo está inactivo. Descubre sus síntomas y cómo evitarlo.

Álvaro Jiménez de Blas

Viajar en avión es una de las formas más cómodas de desplazarse entre dos destinos que se encuentran a larga distancia por la seguridad que ofrece este medio de transporte, la rapidez y la comodidad aunque no todo es de color de rosa. Este tipo de viajes, sobre todo cuando son de larga duración, pueden provocar una serie de problemas de salud de gravedad si no se toman las medidas necesarias. Una de las enfermedades más comunes cuando se viaja en avión es el síndrome de clase turista.

La inmovilidad del cuerpo es la principal causante del síndrome de la clase turistaLa inmovilidad del cuerpo es la principal causante del síndrome de la clase turista

El síndrome de la clase turista se produce cuando el pasajero está durante varias horas sin moverse. Esta inmovilidad del tren inferior del cuerpo y el descenso de la presión durante el vuelo da lugar a un trombosis venosa, que es un coágulo de sangre en las arterias o las venas que impide la circulación sanguínea. Se produce en aquellos pasajeros que viajan en la clase turista del avión porque el espacio entre los asientos y para moverse es mucho más reducido que en primera clase. Además, es una enfermedad que puede darse en otros medios de transporte como el tren, el coche o el barco pero la mayor parte de los casos se dan tras un viaje en avión por el descenso de la presión y la baja humedad en el aparato.

El síndrome de la clase turista es un problema de salud que afecta, sobre todo, a aquellas personas que tienen problemas circulatorios aunque cualquier pasajero puede sufrirlo si no se siguen las recomendaciones de los médicos y si no mantienen sus cuerpos activos. Las personas con más posibilidades de padecer el síndrome de clase turista son las que tienen sobrepeso, problemas de circulación, antecedentes cardiacos, edad avanzada, consumen alcohol o han sido operados recientemente.

El riesgo de sufrir esta enfermedad para este tipo de personas asciende hasta un 5% aproximadamente mientras que para el resto de pasajeros que no cumplen con ninguno de los requisitos citados anteriormente el porcentaje se reduce hasta el 1%. A pesar de las reducidas posibilidades de sufrir el síndrome de la clase turista hay que seguir las recomendaciones porque es un problema de salud que se puede ir complicando hasta convertirse en algo muy grave para la salud del pasajero.

A pesar de que el riesgo de padecer estos síntomas es reducido, hay factores que incrementan el riesgo de sufrirloA pesar de que el riesgo de padecer estos síntomas es reducido, hay factores que incrementan el riesgo de sufrirlo

En cuanto a la duración de los vuelos, es más probable que el síndrome de clase turista aparezca tras viajar durante más de cuatro horas y estar sin moverse dentro del avión. En aquellos que duran menos las probabilidades se reducen en gran medida. Los síntomas no suelen aparecer en el mismo avión sino dos o tres días después. Los más comunes son el dolor en la zona de las pantorrillas o en los muslos, cambios en el color de la piel a un tono más azulado, fiebre, dolor en el pecho y la hinchazón de piernas.

¿Cómo evitarlo?

Los expertos en el sector de la salud han elaborado una serie de recomendaciones que hay que seguir siempre que se vaya a viajar en un avión durante más de cuatro horas para evitar que aparezcan coágulos en la parte inferior del cuerpo.

Se debe caminar en ocasiones por el avión para ejercitar los músculos en los que se origina este síndromeSe debe caminar en ocasiones por el avión para ejercitar los músculos en los que se origina este síndrome

Lo primero que el pasajero debe saber es si se encuentra dentro del grupo de riesgo o fuera. Las probabilidades de padecer el síndrome durante el viaje se multiplican por cinco si se cumplen los requisitos citados anteriormente. Una de las formas de prevenir el síndrome de la clase turista es usar medias de compresión para evitar la retención de líquidos en las piernas durante el vuelo y, como consecuencia, reducir las posibilidades de que se formen coágulos en el tren inferior del cuerpo.

Otro de los métodos para no tener problemas de salud al viajar es mantenerse activo durante el trayecto. Hay que andar por el pasillo del avión cada dos horas y mover las piernas en el asiento en la medida de lo posible ya que el espacio que hay en la clase turista es muy reducido. Algunas compañías aéreas ya han introducido, en sus vuelos de larga duración, diferentes actividades para que los pasajeros estén activos durante todo el viaje, se muevan por el avión y reduzcan las posibilidades de padecer el síndrome de la clase turista.

Hay que evitar el uso de somníferos y tranquilizantes durante el vuelo porque pueden favorecer este problemaHay que evitar el uso de somníferos y tranquilizantes durante el vuelo porque pueden favorecer este problema

Los médicos recomiendan hidratarse todo lo posible durante el vuelo, es decir, beber muchos líquidos para intentar compensar el ambiente seco que se respira en el avión. La baja humedad favorece la aparición de la trombosis venosa. Si el pasajero necesita beber algo durante el viaje porque tiene sed hay que evitar que los líquidos que lleven alcohol ya que se combate la deshidratación por el ambiente seco dentro del aparato pero favorece la aparición del síndrome de clase turista.

Además, hay que evitar el uso de somníferos y tranquilizantes durante el vuelo salvo que el médico haya dicho lo contrario porque el pasajero los necesite por salud ya que favorece la aparición de problemas de salud como el síndrome de clase turista. Por último, es conveniente que aquellas personas que se encuentren dentro del grupo de riesgo acudan a un profesional de la salud antes de subirse al avión por si necesitan algún medicamento especial para prevenir la formación de coágulos durante el viaje.

Artículos recomendados