Menú
Destinos que es mejor no visitar si eres gay
Destinos que es mejor no visitar si eres gay
TURISMO SEGURO

Destinos que es mejor no visitar si eres gay

En algunos países, profesar muestras de cariño en público hacia una persona del mismo sexo puede acarrear incluso penas de prisión.

Noelia Rodríguez Alvarez

La situación del colectivo LGTBIQ+ hoy en día es muy diferente en unos países y en otros. En España existe homofobia, cada semana conocemos ataques a chicos por el mero hecho de sentirse atraídos por otros chicos pero no cabe duda que no es ilegal. Lo que ocurre en otros países es muy diferente, nos podemos encontrar con que el mero hecho de ver a dos chicas cogidas de la mano o dándose un beso puede dar lugar a un conflicto internacional y ellas en peligro de entrar en la cárcel.

En algunos países, hay casos en los que ser homosexual está penado con la cárcel e incluso con penas de muerteEn algunos países, hay casos en los que ser homosexual está penado con la cárcel e incluso con penas de muerte

Si estás pensando en planificar unas vacaciones, en pareja o con un grupo de amigos LGTBIQ+ no cabe duda que es importante que conozcas cuál es la situación de este colectivo en los destinos que tenéis en mente. Por ello a la hora de plantearse hacer un viaje fuera de España es recomendable echar un ojo a la lista de países en que ser homosexual no sólo no está bien visto, sino que incluso puede estar penado, llegando a condenas de muerte en los casos más extremos.

La Confederación Española LGBT COLEGA cuenta con un listado de 22 países a los que recomienda no viajar por considerarlos fuertemente homófobos, que vamos a revisar a continuación. Las normas no son igual de rígidas en uno u otro estado, pero lo cierto es que no es nada recomendable visitarlo, no merece la pena ponerse en peligro por un viaje que debería ser de placer.

La ley antigay rusa

Los destinos poco recomendables para miembros LGTBIQ+ se centran en África, Asia y Rusia, probablemente el destino que más revuelo ha causado últimamente por su clara posición contraria hacia las parejas del mismo sexo. Cuentan con una normativa legislativa propia, la llamada ley de propaganda anti gay.

Lo curioso es que en el país ruso no está prohibido ser homosexual, se puede decir que se tiene libertad para elegir a su pareja. Pero lo que no se puede hacer es decirlo ni dar muestras de ello públicamente. Se multa a quien dé señales de sentir amor por otra persona del mismo sexo y si esto lo hace cerca de un colegio se enfrenta a entrar en prisión.

En Rusia, se puede sancionar con una multa a las parejas homosexuales que se besen en públicoEn Rusia, se puede sancionar con una multa a las parejas homosexuales que se besen en público

La ley afecta a los rusos, por lo que no debería tener incidencia sobre el turismo, pero el problema con la homofobia es que va más allá de lo que marca la legislación. En los últimos años se ha incrementado la violencia hacia los gays que pueden sufrir agresiones por parte de grupos neonazis. Y ahí no se distingue entre nacionales y gente que está de vacaciones disfrutando de su país.

Condenados a muerte

La relación de Rusia con el colectivo homosexual escandaliza en Europa, pero lo cierto es que hay aún menos libertad y más peligro en otros lugares del mundo. En Afganistán, Brunéi, Mauritania, Pakistán y Yemen si descubren a miembros de la comunidad LGTBIQ+ les condenan a la pena muerte mediante lapidación.

En Sudán, Sudán Sur y Somalia las penas por conducta homosexual pueden suponer también una condena a muerte, aunque también hay opción a que el castigo sea una pena de cárcel. En Nigeria ocurre lo mismo, un homosexual puede ser condenado a prisión o a morir pero solo si está casado. En caso de ser soltero sufrirá latigazos o la entrada en prisión. En este país, además, está prohibido mantener relaciones de amistad o comerciales con gays.

Algunos países de Oriente y África la homosexualidad incluso está penada con la muerteAlgunos países de Oriente y África la homosexualidad incluso está penada con la muerte

En Arabia Saudí se puede ejecutar públicamente al colectivo homosexual, pero también flagelar, mutilar, amputar partes de su cuerpo o decretar el ingreso en instituciones mentales. En los Emiratos Árabes Unidos también hay penas de cárcel, multas o condenas de muerte. En el caso de turismo LGTBIQ+ los extranjeros pueden ser deportados. Eso no quita que por el mero hecho de ser descubierto en un viaje no se esté en peligro hasta conseguir ser devuelto a su país.

En Egipto se han intensificado en los últimos tiempos las detenciones a miembros LGTBIQ+. En Senegal descubrir un comportamiento homosexual lleva acarreado penas de cárcel de más de seis meses y en Gambia pueden pasar hasta 14 años en una prisión por una mera sospecha. En Jordania la limitación de libertad sexual va más allá: se les detiene simplemente por reunirse.

La homofobia de la ciudadanía

Al margen de la legislación el principal problema, que se comparte en numerosos países aunque a diferentes niveles, es la homofobia. Hay quienes deciden convertirse en juez y parte y no dudan en atacar, increpar o perseguir al colectivo LGTBIQ+, incluso cuando es gente que está de vacaciones. El peligro es mayor teniendo en cuenta la libertad con la que actúan, ya que en ocasiones sus acciones quedan impunes.

Hay casos en que incluso las leyes y la ciudadanía no van en la misma línea. Es lo que ocurre en la India, donde a pesar de haber legalizado la homosexualidad en 2013 se han intensificado los ataques contra los LGTBIQ+. También en Siria, donde desde que se ha iniciado la guerra los colectivos contrarios a los gays han intensificado su actividad.

La homofobia no está penada en esos países por la impunidad en la que se realizan ataques homófobosLa homofobia no está penada en esos países por la impunidad en la que se realizan ataques homófobos

En Irán llegan al extremo de que policías y ciudadanos se organizan para hacer batidas para localizar y castigar a los homosexuales -y también a los adúlteros-, sin que luego la ley actúe sobre ellos tan duramente como debería. En Ghana son los propios vecinos los que realizan redadas antihomosexuales para castigarles e, incluso, asesinarles.

En Uganda el gobierno aprobó en 2014 una ley por la que se condena a cadena perpetua a los homosexuales, lo que ha hecho que el rechazo hacia el colectivo LGTBIQ+ se haya intensificado. En Zimbawe estudian seguir sus pasos.

Destinos gay friendly

Esta es la peor cara del turismo LGTBIQ+, pero hay otra, la opuesta: destinos en los que gays y lesbianas pueden mostrar su amor libremente, sin miedo a ser mal vistos y mucho menos reprimidos. Están ubicados, principalmente, en Europa y América. Precisamente España, con Madrid, Barcelona e Ibiza a la cabeza, es uno de los países mejor considerados dentro de los llamados destinos gay friendly.

Destinos como Ámsterdam o Copenhague son muy aptos para parejas homosexualesDestinos como Ámsterdam o Copenhague son muy aptos para parejas homosexuales

Berlín, Ámsterdam, Copenhague, Praga o Brighton (Reino Unido) son otras de las ciudades europeas que destacan por su buena acogida al colectivo LGTBIQ+. Lo mismo ocurre con San Francisco, Montreal, Puerto Vallarta (México), Buenos Aires o Río de Janeiro en Suramérica. Y como destino más exóticos no hay que olvidarse de la isla de Phuket (Thailandia) o Tel Aviv (Israel).

A la hora de decidir un viaje para las vacaciones hay que tener en cuenta que en algunos destinos podrías estar en peligro por tu condición sexual. Por esa misma razón es recomendable evitarlos, al menos hasta que allí impere la libertad de elección y se pueda dar muestras de ella públicamente.

Artículos recomendados