• News
    • Celebrities
    • Realeza
    • Sociedad
    • Cine
    • Televisión
    • Música
  • Moda
    • Tendencias
    • Artículos
    • Looks
    • Diseñadores
    • Modelos & Iconos
    • Marcas
    • Complementos
    • Niños
    • Hombres
  • Belleza
    • Cara
    • Cabello
    • Cuerpo
    • Looks
    • Maquillaje
    • Tratamientos
    • Perfumes
    • Celebrities
    • Marcas
    • Hombres
  • Fit
    • Entrenamiento
    • Dietas
    • Nutrición
    • Cuerpo
    • Mente
  • Pareja
    • Amor
    • Sexualidad
    • Salud
    • Divorcio
    • Relatos
  • Padres
    • Alimentación
    • Salud
    • Psicología
    • Educación
    • Ocio
    • Calculadoras
    • Nombres
    • Canciones infantiles
    • Dibujos para colorear
    • Diccionario
  • Cocina
    • Recetas
    • Nutrición y dieta
    • Alimentos
    • Gastronomía
    • Restaurantes
  • Hogar
    • Bricolaje
    • Decoración
    • Jardinería
    • Manualidades
    • Ecología
    • Economía doméstica
  • Salud
    • Medicamentos
    • Enfermedades
    • Cáncer
    • Menopausia
    • Alergias
    • Dietética
    • Vida sana
  • Psicología
    • Terapia
    • Ansiedad
    • Depresión
    • Emociones
    • Coaching
    • Relaciones
  • Mascotas
    • Perros
    • Gatos
    • Peces
    • Pájaros
    • Roedores
    • Exóticos
  • Viajes
  • Horóscopo
    • Zodíaco
    • Horóscopo chino
    • Tarot
    • Numerología
    • Rituales
    • Test de compatibilidad
Buscar

Bekia viajes

Destinos

Descubre los monumentos de Rotterdam que sobrevivieron a la Segunda Guerra Mundial

Descubre los monumentos de Rotterdam que sobrevivieron a la Segunda Guerra Mundial
TURISMO CULTURAL

Descubre los monumentos de Rotterdam que sobrevivieron a la Segunda Guerra Mundial

Aunque la segunda ciudad más grande de Holanda despunta en Europa por su estética vanguardista, todavía conserva edificios de su pasado histórico dignos de contemplar.
Jorge del Caz Martín

La Segunda Guerra Mundial es uno de los pasajes más cruentos de la historia de la Humanidad. Grandes ciudades de todo el mundo quedaron destruidas, perdiendo con ello parte de su identidad histórica y cultural. Holanda fue uno de los países que más sufrió las consecuencias de este conflicto bélico que se desarrolló entre 1939 y 1945. Paseando por las calles de una de sus ciudades más importantes, Rotterdam, y acompañados de un libro de historia, la sociedad actual revive la crudeza que se vivió en aquel entonces en el que el ser humano se enfrentaba entre sí.

Rotterdam mezcla variedad de artes, donde se fusionan lo antiguo y lo modernoRotterdam mezcla variedad de artes, donde se fusionan lo antiguo y lo moderno

Fueron 57 los bombardeos que Rotterdam sufrió el 14 de mayo de 1940, ordenados por el ejército nazi de Alemania. Más de mil personas personas perdieron la vida en aquel sangriento ataque y otras miles más resultados heridas de por vida. También el patrimonio artísticos e histórico de la segunda ciudad más grande de los Países Bajos se vio derrotado por la guerra. Sin embargo, hasta en los momentos más oscuros aparece un rayo de luz y esperanza, y muchos edificios anteriores al comienzo del conflicto consiguieron salvarse. Descubre a continuación en Bekia Viajes los principales monumentos de Rotterdam que sobrevivieron a la Segunda Guerra Mundial y disfruta de un paseo admirando edificios medievales, barrocos o de Art Noveau que despuntan en una ciudad en la que la arquitectura moderna y vanguardista es la principal seña actual de identidad.

Iglesia de San Lorenzo

Cuando los libros de historia ilustran este grotesco pasaje de la historia de Europa, una de las fotografías más utilizadas es la de una Rotterdam totalmente arrasada por el bombardeo y únicamente con su Iglesia protestante de San Lorenzo en pie, como si de un milagro se trata. De hecho, es la única del período medieval que se conserva en la ciudad, pues las demás fueron pasto del odio y las llamas tras el ataque sufrido a manos de los nazis. Fue restaurada hasta el extremo para tratar de recuperar todo su esplendor pasado, a pesar de que muchos arquitectos de la época prefirieran destruirla para construir una nueva, pero la intercesión de la Reina Guillermina lo impidió.

La iglesia de San Lorenzo es la única del período medieval que se conserva en la ciudadLa iglesia de San Lorenzo es la única del período medieval que se conserva en la ciudad

La Iglesia de San Lorenzo es el único legado cultural de corte religioso que Rotterdam conservaba de la Edad Media, siendo una construcción digna de admirar. Su interior, al que se accede pagando una entrada que suele rondar los 2 € por persona, refleja el espíritu protestante, ya que es un templo muy sencillo y sobrio fruto del gótico tardío de 1499, año en que comenzó a ser construida. De hecho, es la joya anterior al siglo XX por excelencia de la ciudad y que en su momento llegó a albergar la sede de la catedral. Desde que los habitantes decidieran restaurarla en 1952, es uno de los símbolos más destacados de Rottderman, por encima de sus obras vanguardistas.

Schielandshuis

Otro de los edificios que sobrevivieron a la Segunda Guerra Mundial fue la Schielandshuis, una casa palaciega del siglo XVII que, además de ser una joya por el incalculable valor que tiene tras haber sobrevivido al bombardeo alemán, es de por sí un auténtico tesoro barroco de toda Holanda. Las crónicas han llegado a afirmar que en este palacio se llegó a alojar el propio Napoleón Bonaparte y su mujer, lo que demuestra su importancia histórica. Hoy en día tiene un servicio público y turístico, ya que forma parte del Museo de Rotterdam. No obstante, merece la pena acercarse hasta él para conocer su exterior, interior y sus bellos jardines, que cuentan con un restaurante en el que disfrutar de una buena comida o cena, sobre todo si quieres sorprender a alguien.

Schielandshuis es un auténtico tesoro barroco de Holanda de valor incalculableSchielandshuis es un auténtico tesoro barroco de Holanda de valor incalculable

Ayuntamiento de Rotterdam

También conocido como Stadhuis, el edificio del ayuntamiento de Rotterdam es otro de los pocos edificios que se salvaron de la destrucción de la ciudad. Se trata de una construcción de principios del siglo XX levantada en piedra arenisca y techumbres de pizarra que tiene aires del arte romano y bizantino entremezclado con arte decó. La torre del reloj es uno de sus elementos más destacados y alcanza los 71 metros de altura, y en su interior no hay que perderse la Burgerzaal, la sala principal en la que se llevan a cabo las grandes recepciones y que está decorada con pinturas murales Johan Thorn Prikker. Para visitarlo hay que reservar un tour guiado en la oficina de turismo.

El Ayuntamiento mezcla detalles del arte romano y bizantinoEl Ayuntamiento mezcla detalles del arte romano y bizantino

Hotel Nueva York

En Rotterdam se encuentra el puerto marítimo más grande de Europa, título que ya tenía a finales del siglo XIX. Fue en aquel momento, concretamente en 1873, cuando se fundó la Holland America Line, una compañía que se fundó para cumplir el sueño americano de muchos ciudadanos que querían encontrar y desarrollar una nueva vida al otro lado del océano. Desde el muelle Wilhelmina, partían los trasatlánticos cargados de esperanzas y deseos, rumbo a Nueva York. Puede que fuera en estos viajes donde también se trasladaron las ideas que nacieron en la mente de los arquitectos holandeses de crear una ciudad repleta de rascacielos en Rotterdam, lo cual se intensificó con la reconstrucción tras la Segunda Guerra Mundial.

El Hotel Nueva York es uno de los más importantes y carismáticos de la ciudadEl Hotel Nueva York es uno de los más importantes y carismáticos de la ciudad

Debido a la expansión de la empresa, Holland America Line decide construir una sede en el muelle de Rotterdam desde la que gestionar toda su actividad. Entre 1901 y 1917, levantaron un edificio de ladrillo custodiado por dos torres laterales con reloj incluido con vistas al mar, a su principal fuente de ingresos, que sobrevivió al bombardeo de 1940 y está rodeado a día de hoy de modernos rascacielos. Sin embargo, la llegada del transporte aéreo provocó prácticamente su ruina, por lo que tuvieron que dar la vuelta al negocio y dirigirse al mercado turístico de los cruceros. La sede actual está en Seattle, mientras que la de Rotterdam se vendió, instalándose en ella uno de los hoteles más impresionantes de la ciudad, el Nueva York. Sus habitaciones respiran historia, y cuenta con una terraza muy apetecible para el verano.

Witte Huis

Considerado como el primer rascacielos que se levantó en Europa, el Witte Huis es un Monumento Nacional holandés que también huyó del bombardeo, aunque fue profundamente remodelado durante la década de los años 90. Su estilo responde al Art Nouveau de finales del siglo XIX, ya que se construyó en 1898, alcanzando los 43 metros de altura divididos en 11 plantas, y la traducción al castellano sería "Casa Blanca". Es uno de los atractivos turísticos que se tienen que visitar en Rotterdam, ya que fue el germen para que durante el siglo XX, y todavía hoy, se levantasen otros edificios similares y más altos que le dan a esta ciudad holandesa un aire muy neoyorquino.

El Witte Huis es considerado el primer rascacielos que se levantó en EuropaEl Witte Huis es considerado el primer rascacielos que se levantó en Europa

Puente De Hef

Oficialmente conocido como Koningshavnbrug, se trata de uno de los puentes que cruzan el río Mosa que atraviesa Rotterdam. Está catalogado como Monumento Nacional y es la principal obra que se construyó durante la industrialización de la ciudad, prolongándose desde 1925 hasta 1927. Con su construcción, por primera vez la región occidental del continente europeo contaba con un puente levadizo. Su estructura de acero fue admirada por los contemporáneos, alabando los periódicos con asombro la nueva obra de ingeniería de la ciudad. A pesar de que fue dañado con los bombardeos de mayo de 1940, recuperó su esplendor. No obstante, en la década de 1990 hubo una serie de opiniones que estaban a favor de desmontarlo, ya que con la construcción de un túnel subterráneo había perdido su función, pero la ciudadanía lo impidió. Nadie imagina el curso fluvial de Rotterdam sin la postal del Puente De Hef.

El Puente de Hef está catalogado como Monumento NacionalEl Puente de Hef está catalogado como Monumento Nacional

Delfshaven

Hasta 1886, Delfshaven fue un municipio independiente de Holanda. Sin embargo, esta comunidad que creció en torno a un puerto de interior se convirtió ese mismo año en un barrio más de Rotterdam. El principal motivo por el que los turistas se acercan hasta este rincón de la ciudad es descubrir la vida antes del bombardeo de 1940, ya que fue una de las pocas zonas que se salvó de la destrucción al completo. Es por ello que todavía las casas, los bares, los restaurantes y los comercios conservan ese espíritu de antaño, como si el tiempo se hubiera detenido y nada hubiera cambiado en todos estos años. De hecho, en Delfshaven se encuentra la única cervecería municipal de Rotterdam, De Pilgrim, donde los excursionistas disfrutan de una jarra bien fría con la que reponer fuerzas a mitad del día.

Delfshaven es un barrio que ha sobrevivido al tiempo y sigue mostrando su antiguo encantoDelfshaven es un barrio que ha sobrevivido al tiempo y sigue mostrando su antiguo encanto

Además de disfrutar de la gastronomía, en Delfshaven también hay que reservar tiempo para hacer una visita cultural a la Iglesia de los Padres Peregrinos o Pelgrimvaderskerk. En sus inicios, situados en el siglo XV, era un templo católico dedicado a San Agustín, pero que con la Contrarreforma se adaptó a la rama protestante. En el siglo XVII, un grupo de peregrinos protestantes disidentes de la Iglesia de Inglaterra partió desde el muelle de la ciudad a América, no sin antes rezar delante de esta iglesia, que desde entonces se conoce como de los Padres Peregrinos. Su forma actual responde a 1716 y a la restauración llevada a cabo en la década de 1990. Junto a esta iglesia, hay que visitar también en el astillero el De Delf, una réplica de un barco de guerra del siglo XVIII concebido como espacio museístico.

Artículos recomendados