• News
    • Celebrities
    • Realeza
    • Sociedad
    • Cine
    • Televisión
    • Música
  • Moda
    • Tendencias
    • Artículos
    • Looks
    • Diseñadores
    • Modelos & Iconos
    • Marcas
    • Complementos
    • Niños
    • Hombres
  • Belleza
    • Cara
    • Cabello
    • Cuerpo
    • Looks
    • Maquillaje
    • Tratamientos
    • Perfumes
    • Celebrities
    • Marcas
    • Hombres
  • Fit
    • Entrenamiento
    • Dietas
    • Nutrición
    • Cuerpo
    • Mente
  • Pareja
    • Amor
    • Sexualidad
    • Salud
    • Divorcio
    • Relatos
  • Padres
    • Alimentación
    • Salud
    • Psicología
    • Educación
    • Ocio
    • Calculadoras
    • Nombres
    • Canciones infantiles
    • Dibujos para colorear
    • Diccionario
  • Cocina
    • Recetas
    • Nutrición y dieta
    • Alimentos
    • Gastronomía
    • Restaurantes
  • Hogar
    • Bricolaje
    • Decoración
    • Jardinería
    • Manualidades
    • Ecología
    • Economía doméstica
  • Salud
    • Medicamentos
    • Enfermedades
    • Cáncer
    • Menopausia
    • Alergias
    • Dietética
    • Vida sana
  • Psicología
    • Terapia
    • Ansiedad
    • Depresión
    • Emociones
    • Coaching
    • Relaciones
  • Mascotas
    • Perros
    • Gatos
    • Peces
    • Pájaros
    • Roedores
    • Exóticos
  • Viajes
  • Horóscopo
    • Zodíaco
    • Horóscopo chino
    • Tarot
    • Numerología
    • Rituales
    • Test de compatibilidad
Buscar

Bekia viajes

Destinos

Una tarde en el Museo del Romanticismo de Madrid para descubrir todos sus secretos

Una tarde en el Museo del Romanticismo de Madrid para descubrir todos sus secretos
TURISMO CULTURAL

Una tarde en el Museo del Romanticismo de Madrid para descubrir todos sus secretos

Descubre todo lo que tienes que ver en uno de los museos más diferentes y desconocidos de la capital española pero que promete no dejar indiferente a ningún visitante.
Jorge del Caz Martín

Más allá del Museo Nacional del Prado, el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía o el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza, en Madrid existen otros muchos espacios museístos de igual valor e importancia y que también merece la pena visitar. Uno de los más especiales y que c ada vez atrae a un mayor número de curiosos es el Museo del Romanticismo. Ubicado en el centro de la ciudad, a unos pasos de las paradas de metro de Tribunal o Alonso Martínez, su visita supone un viaje al pasado, en concreto hasta el siglo XIX, cuando en España se impuso, durante el reinado de Isabel II, el sentimiento romántico que imperada también en otros países europeos.

Cuando se cruza el zaguán del palacio en el que se ubica el Museo del Romanticismo se está atravesando realmente una puerta del tiempo que nos traslada a otra época en la que la vida era muy diferente, sin móviles, sin redes sociales, sin tecnología. Se trata de una exposición al estilo de casa-museo en la que se contempla cómo era la vida de una familia madrileña de la alta sociedad o burguesía durante finales del siglo XIX. Paseando por las diversas estancias, los cuadros, fotografías, muebles, vajillas, juguetes infantiles, esculturas o trajes y vestidos nos van narrando la historia de una sociedad en la que arraigaron los sentimientos nostálgicos y melancólicos.

Retratos, paisajes y escenas de corte costumbrista son las principales pinturas que decoran el Museo del Romaticismo | Foto: Ministerio de Cultura y DeporteRetratos, paisajes y escenas de corte costumbrista son las principales pinturas que decoran el Museo del Romaticismo | Foto: Ministerio de Cultura y Deporte

Historia del Museo del Romanticismo

En el siglo XVIII, se construye en Madrid uno de los últimos palacios que siguen las trazas del neoclasicismo castellano bajo las órdenes de Rodrigo de Torres y Morales, I marqués de Matallana. Tras pasar por diversas manos, fue a comienzos del siglo XX, durante el reinado de Alfonso XIII, cuando Benigno de la Vega-Inclán, II marqués de la Vega-Inclán, instaura en él la sede del entonces Museo Romántico.

Su inauguración en 1924 vino acompañada del espíritu de apertura de España al turismo, coincidiendo con la creación de la Casa-Museo de Miguel de Cervantes en Valladolid o la Casa-Museo del Greco en Toledo, también de la mano de Vega-Inclán. Años antes, además, en este palacio se había instalado la oficina de la Comisaría Regia de Turismo. En 2009, tras una profunda reestructuración iniciada en 2001, abrió sus puertas como Museo Nacional del Romanticismo, su actual denominación.

Qué ver en el Museo del Romanticismo

Diferentes objetos de su fundador fueron utilizados para dar vida al palacio, en concreto ochenta y seis piezas entre pintura o mobiliario, mostrando de este modo la rutina de la sociedad del siglo XIX. Sin embargo, el interés que fue suscitando provocó que paulatinamente fuera ampliada con más artículos y elementos, destacando las aportaciones de artistas de la época como Mariano José de Larra, José de Zorrilla o Juan Ramón Jiménez, exponentes del sentimiento romántico literario. Los intelectuales del momento encontraron en este rincón de Madrid todo un santuario al que peregrinar para descubrir en primera persona y estudiar de cerca el mundo del Romanticismo.

Diferentes objetos de su fundador fueron utilizados para dar vida al Museo del Romanticismo | Foto: Ministerio de Cultura y DeporteDiferentes objetos de su fundador fueron utilizados para dar vida al Museo del Romanticismo | Foto: Ministerio de Cultura y Deporte

Después de encaminar la escalera principal, se llega hasta la primera sala del museo, que era el antiguo vestíbulo que daba paso a las zonas más importantes y nobles del palacio. Aquí comienza la visita propiamente dicha a esta casa-museo, que se puede hacer de dos formas distintas: limitándose única y exclusivamente a recorrer las estancias imaginando cómo era la vida de la alta burguesía madrileña de aquel momento, o entrando en detalle mediante la contemplación artística de todos los elementos que se exponen en cada uno de sus rincones.

Retratos, paisajes y escenas de corte costumbrista son las principales pinturas que decoran sus paredes, sobresaliendo los cuadros dedicados a la reina Isabel II, bajo cuyo reinado se extendió todo el movimiento romántico. También hay que destacar los numerosos artículos de artes decorativas que se reparten por sus diferentes salas, sobresaliendo la colección de abanicos con la que cuenta o la vajilla que tienen montada en una de las habitaciones para dar a conocer cómo eran las mesas que se preparaban para los almuerzos y cenas de aquel momento. Al final de la visita, una casa animada en miniatura a la que nos podemos asomar por sus ventanas muestra con personajes cómo se convivía en un palacio de este tipo en el siglo XIX.

Café del Jardín: una merienda en el museo

Después de haber pasado por todas las 26 salas que lo forman y haber descubierto todos los secretos que presenta este sorprendente y peculiar museo, puedes optar por marcharte o finalizar la tarde con una buena merienda. En el patio del palacio hay una bonita terraza en la que se puede disfrutar de un apetecible té o café acompañado de alguna porción de las deliciosas tartas caseras que se preparan en la cocina de la cafetería. Este espacio, conocido como Café del Jardín, es todo un paraíso de paz y tranquilidad en plena almendra central de Madrid. Además, cabe destacar que no es necesario pagar entrada para poder disfrutar de este lugar, por lo que puedes volver las veces que quieras, ya que siempre quedan ganas de repetir. Solo o acompañado, es siempre una buena opción para aprovechar una tarde veraniega o primaveral.

En el patio del palacio hay una bonita terraza en la que se puede disfrutar de un apetecible té o café | Foto: Ministerio de Cultura y DeporteEn el patio del palacio hay una bonita terraza en la que se puede disfrutar de un apetecible té o café | Foto: Ministerio de Cultura y Deporte

Cómo llegar al Museo del Romanticismo

El Museo del Romanticismo se encuentra situado en el número 13 de la Calle de San Mateo. Para poder llegar hasta él, se pueden tomar las líneas de metro 1 y 10 hasta la estación de Tribunal. Desde allí, solo hay que andar escasos 5 minutos hasta el museo. Sin embargo, también las líneas 4 y 5 pueden servir, en este caso para bajarse en Alonso Martínez, desde donde hay un paseo algo más largo, pero que también permite disfrutar de toda esta zona de Madrid. Por su parte, las líneas de autobuses urbanos 3, 37, 40 y 149 hacen parada cerca del museo.

Cuándo visitar el Museo del Romanticismo

El Museo del Romanticismo distingue dos temporadas en su calendario de horarios de apertura. Aunque todos los lunes del año está cerrado, de noviembre a abril abre de martes a sábado de 09:30h a 18:30h y domingos y festivos de 10:00h a 15:00h. Por su parte, de mayo a octubre entre semana amplía el cierre hasta las 20:30h, mientras que los domingos y días de fiesta mantiene las mismas horas. Cabe destacar que la entrada general es de 3€ y la reducida de 1,50€, pero que los sábados a partir de las 14:00h y todos los domingos se accede de forma gratuita, siendo cuando más turistas se concentran a sus puertas.

Artículos recomendados