Menú
Qué ver en Valladolid, la ciudad del río Pisuerga
Qué ver en Valladolid, la ciudad del río Pisuerga
PUCELA

Qué ver en Valladolid, la ciudad del río Pisuerga

Desde los rincones más famosas de la ciudad hasta los más escondidos, disfruta de un paseo por Valladolid y deja tiempo también para saborear su rica gastronomía.

Jorge del Caz Martín

Todos hemos escuchado alguna vez la famosa frase "aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid", por lo que nadie puede dudar del río que cruza esta ciudad tan desconocida por muchos pero que a todos sorprende cuando la visitan. Aunque trata de alzarse como capital de la comunidad de Castilla y León, lo cierto es que el Estatuto de Autonomía no la reconoce como tal, ni a ella ni a ninguna otra, pero lo que nadie puede dudar es que siempre ha sido una urbe destacada en el mapa político de la submeseta norte. Arte, historia, tradición, cultura, patrimonio y gastronomía se dan cita en las calles de Pucela, como así es conocida popularmente la ciudad de Valladolid.

Uno de los lugares más icónicos de ValladolidUno de los lugares más icónicos de Valladolid

Valladolid en la historia

Ningún turista que visita Valladolid puede negar después el papel que ha tenido en la historia. De hecho, la ciudad trata de luchar por reconocer su importancia en la creación del Estado Moderno frente a la UNESCO para que sea declarada, junto con otras localizaciones de la provincia, como Patrimonio de la Humanidad. En Valladolid se casaron los Reyes Católicos, con cuyo matrimonio las coronas de Castilla y Aragón comenzaron a caminar juntas. También en ella falleció Cristóbal Colón, a quien se atribuye el descubrimiento de América. El gran Miguel de Cervantes terminó en la ciudad la primera parte de su famoso Quijote, que es la primera novela moderna de la literatura universal. Y no podemos olvidar que uno de los reyes más poderosos que la historia ha conocido, Felipe II, nació también aquí. De hecho, gracias a él Valladolid tiene el título de ciudad.

Los imprescindibles de Valladolid

¿Por dónde empezar la visita a Valladolid? La Plaza Mayor es uno de los rincones por excelencia de la ciudad, desde donde salen las calles que te llevarán a conocer sus principales atractivos turísticos. Se trata de una plaza amplia rodeada de edificios con soportales y en la que destaca el ayuntamiento, un edificio blanco de estilo ecléctico e inspiración renacentista que sustituyó a comienzos del siglo XX al anterior de estilo herreriano, y la estatua del Conde Ansúrez, repoblador de la ciudad. El ordenamiento de este espacio se produjo en el siglo XVI, sirviendo de inspiración a otras, como la de Salamanca o Madrid.

Calle Santiago arriba, la arteria comercial por excelencia en Valladolid y que recibe su nombre por la advocación de la iglesia que se encuentra en ella, y llegamos hasta la Plaza de Zorrilla, con la majestuosa Academia de Caballería, los edificios modernistas de la Acera de Recoletos y el famoso parque del Campo Grande. En él te esperan pavos reales, árboles, un lago, una cascada y, en definitiva, el pulmón verde de la ciudad que en los meses de buen tiempo es el lugar perfecto en el que evadirse de la rutina.

La puerta del Colegio San Gregorion, una de las puertas más detalladas de todo EspañaLa puerta del Colegio San Gregorion, una de las puertas más detalladas de todo España

Uno de los entornos que nadie debería perderse es el de San Pablo. Allí se encuentran dos de las joyas de la arquitectura pucelana, la Iglesia de San Pablo por un lado, y el Colegio de San Gregorio por el otro. De la primera destaca su portentosa fachada, todo un retablo esculpido en piedra de esto gótico isabelino y custodiado por dos sencillas torres que hacen las veces de campanario. En ella fue bautizada Felipe II, puesto que el rey nació en el Palacio de los Pimentel, situado al lado del templo y sede de la Diputación provincial a día de hoy. Otro de los edificios que destaca, aunque por el contraste con los demás, es el Palacio Real, situado frente a la iglesia, de estilo renacentista y que fue habitado por los reyes de España mientras la ciudad fue sede de la Corte y capital del país hasta su traslado definitivo a Madrid en el siglo XVII.

A la vuelta de la esquina de la Iglesia de San Pablo se encuentra el Colegio de San Gregorio, cuya espectacular fachada, en la que destaca el escudo de los Reyes Católicos, es uno de sus elementos más destacados, aunque no el único. Edificio de también estilo gótico isabelino, el claustro o patio interior es sin duda uno de los lugares más increíbles de la ciudad. Actualmente es la sede del Museo Nacional de Escultura, el más importante del mundo en materia de madera policromada, acogiendo obras de corte religioso mayoritariamente de Gregorio Fernández, Juan de Juni, Alonso Berruguete o Diego de Siloé. No obstante, tendrás que alzar la vista para contemplar sus techos de madera de inspiración mudéjar o los cuadros de sus paredes, como los de Rubens, Zurbarán o un retrato de la reina Juana La Loca.

Por estar inacabada es por lo que es conocida la catedral de Valladolid. Fue mandada construir por Felipe II, que quería dotar a su ciudad natal de uno de los mayores templos de toda la Cristiandad. A pesar de su incompleto estado, es uno de los exponentes principales del estilo herreriano junto al Monasterio de El Escorial y su diseño sirvió para trazar el de otros templos del mundo. Su interior no destacada demasiado, siendo mejor reservar ese tiempo para visitar la iglesia que se sitúa frente a la catedral, Santa María La Antigua, cuya torre románica contrasta con el estilo neogótico del resto del cuerpo. La postal que forma es una de las más bonitas de todo Valladolid, ocurriendo algo parecido con la portada de la Iglesia de San Benito El Real, de estilo gótico-renacentista y muy cercana a la Plaza Mayor.

Los edificios llaman la atención por su top construcciónLos edificios llaman la atención por su top construcción

En el entorno de la catedral tampoco hay que dejar de visitar el edifico de la Universidad, una de las históricas del país y cuya fachada barroca es una de las grandes representaciones de este estilo en la ciudad. Pertenece también a las instalaciones de este centro educativo el Palacio de Santa Cruz, actual rectorado universitario y que se considera uno de los primeros edificios renacentistas que se construyeron en España, siendo de finales del siglo XV. En su capilla se da culto al Cristo de La Luz, una de las obras cumbres de Gregorio Fernández y que sale en procesión el Jueves Santo pucelano acompañado por el cuerpo universitario.

Rincones secretos de Valladolid

Cuando viajamos siempre queremos acercarnos hasta esos rincones que nadie suele transitar y en los que se respira la esencia pura de una ciudad. Valladolid también los tiene, por lo que saca la libreta, coge un boli y apunta. El Pasaje Gutiérrez es uno de estos sitios mágicos y especiales que te sorprenderán. Declarado Bien de Interés Cultural, es una de las pocas galerías comerciales del siglo XIX que todavía se conservan en España, estando totalmente restaurado y siendo el lugar perfecto en el que disfrutar de un buen café mientras observas su arquitectura, destacando sus techos o la estatua de Mercurio.

Las Casa-Museo Zorrilla es otro de los rincones más desconocidos por los turistas de la ciudad. En este inmueble nació y vivió su infancia el autor del famoso "Don Juan Tenorio", siendo hoy en día un imprescindible para los amantes del período romántico y cuyo jardín, al que no le falta ni pozo, es uno de los espacios verdes más coquetos de Valladolid. Además, está cerca de la Iglesia de San Pablo, por lo que no hay excusa para entrar y echar un vistazo.

En cada paseo puedes encontrar una fachada en la que perderteEn cada paseo puedes encontrar una fachada en la que perderte

¿No te crees que Valladolid tiene playa? Es tan cierto como que el río Pisuerga atraviesa la ciudad. De hecho, son sus aguas dulces las que sirven de humedal marino a la ciudad, no faltándole incluso arena en la orilla ni tampoco chiringuito, estrenado en el verano de 2018 y que lleva por nombre "Pera limonera". La Playa de Las Moreras ha sabido reinventarse, convirtiéndose en uno de los lugares preferidos por los vallisoletanos durante los meses estivales. Además, puedes surcar las aguas del río a través del barco turístico que lo recorre, un crucero fluvial de una hora de duración aproximadamente que cuenta con bar y terraza en la que disfrutar de la panorámica. No te pierdas al pasar por el Puente de Isabel La Católica la Cúpula del Milenio, una construcción modernista procedente de la Exposición Internacional de Zaragoza 2008 instalada en la ciudad desde 2011.

Saborea la gastronomía de Valladolid

Un pilar fundamental en la visita es disfrutar de unos buenos vinos de Ribera de Duero y los pinchos que ofrecen los distintos bares de la ciudad. La gastronomía es un must de Valladolid, además que tapear por la ciudad es bastante más económico que en otras ciudades españolas de igual tradición. Calles cercanas a la Plaza Mayor, como Pasión, Caridad o Correos, son perfectas para deleitarse con los sabores castellanos, destacando los del Bar Jero. Sin embargo, la tradición se ha empezado a mezclar con los nuevos sabores, destacando también en Valladolid el Grupo Bla Bla Bla, que cuenta con varios establecimientos en la ciudad ambientados y decorados muy cálidamente en los que disfrutar de una gastronomía transgresora totalmente reinventada y que se están convirtiendo en lugar de reunión habitual de los vallisoletano de pie de calle.

Una de las mejores épocas del año para visitar Valladolid es en otoño, cuando cada año se celebra el Concurso Nacional de Pinchos y Tapas, toda una reunión que los amantes del buen comer deberían apuntar en su calendario, puesto que saborearán al máximo la ciudad. No obstante, cualquier momento es bueno para disfrutar de esta maravillosa ciudad de Castilla y León que, como verás, ofrece una gran cantidad de alternativas para disfrutar de un gran viaje.

Artículos recomendados