Menú
5 razones por las que deberías viajar sola al menos una vez en la vida
5 razones por las que deberías viajar sola al menos una vez en la vida
PURA MAGIA

5 razones por las que deberías viajar sola al menos una vez en la vida

Lo cierto es que al principio la idea de viajar sola pueda asustar, pero es una manera encontrarse así misma y poder disfrutar de los pequeños regalos de la vida de una manera especial.

Sheila González Oliva

Una de las aventuras que se deben hacer al menos una vez en la vida es la de viajar sola, ¿por qué?, porque todo son ventajas, ya que es una manera de aprender a canalizar lo que sucede en el día a día desde un punto de vista más calmado, ya que la soledad del viaje hace que se valoren otro tipo de detalles, y se de prioridad a lo verdaderamente importante. Cuando se quiere hacer un viaje de este tipo, sin ningún tipo de compañia hay que actuar de manera impulsiva, ya que si no se va dejando y nunca se hace.

Vive experiencias solaVive experiencias sola

Viajar sola es una manera de disfrutar de una misma, sin que nadie interfiera en las deicisiones del itinerario, algo que puede parecer absurdo pero que puede ser el comienzo de una bonita historia entre el 'yo' más interno. Tomar esta decisión ayuda a limpiar los prejuicios, ya que seguramente algunas personas comiencen a hacer preguntas de por qué se ha tomado esa decisión de viajar sola. Es decir, es una manera de tomar las riendas de tu vida sin que nada ni nadie interfiera, y menos si es para criticar.

Esta manera de viajar, es una especie de retiro espiritual que una vez que se prueba, probablemente se repita, ya que es una sensación de plena libertad en la que una misma toma sus propias decisiones, aunque tan solo sea dónde desayunar y qué camino coger. Desde luego este es el camino a encontrar una felicidad que en el día a día no se ve, ya que siempre hay ataduras, bien sea por trabajo o por problemas de cualquier tipo.

1. Retiro espiritual

¿A quién no le viene bien retirarse de todo de vez en cuando? Todas las personas necesitan tiempo para conocerse, y ver realmente que necesitan en su vida, en el día a día, si están contentas con su trabajo o simplemente necesitan pensar que decisiones van a tomar a al vuelta. Es una manera de reencontrarse con el lado más espiritual, por lo que desde el minuto uno, se sentirá una paz inmensa, ya que la toma de decisión de viajar sola es porque así se ha querido y nada ni nadie tiene potestad para decir nada, lo que da una sensación de plenitud y de fuerza.

Conecta contigo mismaConecta contigo misma

Se pude viajar a cualquier tipo de destino. Una vez que se toma la decisión de viajar sola el lugar es lo de menos, ya que en este viaje se aprenderan otro tipo de cosas. Habrá personas que prefieran un resort y tomar el sol, y otras en cambio querrán visitar. Da igual, lo importante es una misma en este viaje y el aprendizaje.

2. Renovar las ideas

El estrés diario en ocasiones no deja pensar con claridad. Hay que tener en cuenta que ñas opiniones de los demás, del entorno por muy bien que quieran hacer a veces no ayuda, porque son mil voces diciendo que es lo más correcto, y a veces ni una misma sabe que es lo correcto, incluso lo que no lo es, lo es. Está bien equivocarse, porque es otro proceso de aprendizaje y en un viaje sola se aprende a escuchar a los demás para valorar las situaciones, pero realmente la decisión final la tiene una misma, y para ello hay que tener convicción total sobre los propios actos, algo que se aprende en soledad. Además, viajar sola abre la mente a nuevas posibilidades, algo que en grupo siempre puede condicionar en cierta manera.

3. Tus propias decisiones

Es evidente que quien toma las riendas en un viaje sola es una misma, por lo que los horarios y como se va a realizar el itinerario elegido será por decisión unanime, es decir, . Lo mejor de todo, es que si a mitad del camino o a los cinco minutos se quiere cambiar de opinión, se puede hacer, ya que no hay nadie a quien le interfiera esta decisión. El aprender a tomar estas decisiones en soledad, ayuda a generar más confianza y seguridad en una misma, por lo tanto, viajar sola, son todo ventajas. Hay que perderle el miedo a la individualidad porque en muchas ocasiones, es la mejor manera de seguir avanzando.

Tú eliges tu caminoTú eliges tu camino

4. Aprender a valerte por ti misma

Este detalle, es fundamental, ya que una vez se muestre la iniciativa de resolver los problemas que puedan ir surgiendo a lo largo del viaje, el miedo se irá yendo, algo que servirá también en el día a día. No importa equivocarse ya que siempre se puede solucionar. Hay que aprender a tener el valor de coger las riendas del viaje. Una vez que se vuelva a casa, ese tip será llevado a la rutina diaria, y la sensación de paz brotará cada vez más.

5. Sola, pero acompañada

Un viaje que se realiza sola puede convertirse en el mayor descubrimiento, ya que a pesar de esa soledad, se pueden encontrar personas maravillosas por el camino, y eso no se paga con nada. La manera de desenvolverse en un viaje así hace que se creen vínculos con personas desconocidas y por lo tanto, se genere una complicidad que aporta una sensación plena de felicidad. Además, es una buena forma de conocer gente con la que compartir momentos de lo más especiales, y siempre, por decisión propia.

Artículos recomendados