Menú
Qué ver en Alcalá de Henares
Qué ver en Alcalá de Henares
UN LUGAR PRECIOSO

Qué ver en Alcalá de Henares

Alcalá de Henares es una pequeña ciudad pero que tiene grandes lugares por descubrir. Aquí va un repaso a lo que debes visitar.

Raquel Alonso Sánchez

Uno de los lugares más bonitos para visitar en Madrid es Alcalá de Henares. La pequeña ciudad se encuentra situada al nordeste de la capital y tiene multitud de lugares para visitar. Pasear por sus calles y entre sus míticos soportales tiene mucho encanto, pero hay algunos monumentos que forman parte de la propia historia del Alcalá, como lo son la Universidad de Alcalá y la Casa Natal de Cervantes, algo que no puedes olvidar si visitas la ciudad.

Universidad de Alcalá

Si hay algo por lo que es conocida Alcalá de Henares es por su Universidad. La Universidad de Alcalá consta de dos edificios, el Colegio Mayor de San Ildefonso y el Rectorado de la Universidad y fue diseñada por el cardenal Cisneros en el año 1944 y hacia delante. Rodrigo Gil de Hontañón fue el encargado de construir su famosa fachada, una de los principales objetivos de muchas cámaras de turistas.

Uno de los patios de la Universidad de AlcaláUno de los patios de la Universidad de Alcalá

Tras la fachada, que es toda una obra de arte, se pueden realizar diferentes tipos de visitas con los que conocer en profundidad la Universidad en función de la economía de la se disponga. Hay tras patios, el de Santo Tomás, el de Filosófos y el Trilingüe. El primero es de un estilo algo más monumental, el segundo data del siglo XX y el tercero tiene ese nombre porque se estudiaba latín, griego y hebreo. También se puede visitar el Paraninfo, que es una de las salas más importantes. Si visitas Alcalá no puedes irte sin visitar la Universidad.

Casa Natal de Cervantes

Miguel de Cervantes es el emblemático escritor cuya relevante en Alcalá de Henares es absoluta. Por ello, han convertido la que fue su casa natal en una casa-museo en la que se puede disfrutar de muebles y accesorios propios de la época en la que vivió Cervantes. El simple hecho de adentrarse en ella ya impresiona, porque es como cambiar de época. Cuenta con un patio central del que se parte hacia arriba para visitar las distintas estancias.

Las estatuas de Don Quijote y Sancho Panza en las que los turitas siempre se hacen fotosLas estatuas de Don Quijote y Sancho Panza en las que los turitas siempre se hacen fotos

Hay habitaciones, cocina y demás lugares en los que se puede imagina cómo Miguel de Cervantes hacía su vida diaria en esa casa. Tiene un horario muy accesible para los turistas y cuenta con exposiciones temporales que permiten conocer más a fondo al escritor y sus obras. Visita obligada.

La Catedral

Si hay algo por lo que se caracteriza España es por tener multitud de espectaculares catedrales. Alcalá de Henares también cuenta con la suya y es visitable de una forma completamente gratuita. Es muy amplia y tiene diferentes capillas. Tiene un órgano en el centro de la catedral y otros dos lugares que se pueden visitar con horario y una pequeña suma de dinero.

La imponente Catedral que no se puede dejar de visitarLa imponente Catedral que no se puede dejar de visitar

Por un lado está el museo, que se encuentra situado en las que fueron la Sala Capitular y la Antesala y disponen de piezas históricas religiosas. Además, se puede subir al campanario para disfrutar de las vistas de Alcalá de Henares. Otro de los monumentos imposibles de dejar olvidados en una visita a la ciudad.

Corral de Comedias

En uno de los laterales de la espectacular y conocida Plaza de Cervantes se encuentra el corral de comedias. Para poder acceder al Corral de Comedias hay que esperar una serie de turnos pero no requiere la adquisición de entradas previas por internet. Las visitas son guiadas y explican la historia del teatro viendo claramente la evolución que ha ido sufriendo el lugar con el paso de los años.

Se va visitando en pequeños grupos con los que se va accediendo a zonas algo más antiguas en las que se puede ver el antiguo empedrado y lo que hace años eran habitaciones en el propio Corral de Comedias desde la que se podían ver las obras de teatro. Además, se puede acceder al foso del teatro, lo que hará que se disfrute mucho de la visita.

Alcalá de Henares tiene muchos rincones con encantoAlcalá de Henares tiene muchos rincones con encanto

Museo Arqueológico

El Museo Arqueológico de Alcalá de Henares era un antiguo convento que se ha reconvertido en museo. En él se expone una colección permanente que sigue un orden cronológico a través de fósiles, elementos paleolíticos, neolíticos y demás colecciones, que hacen del Museo Arqueológico un lugar en el que perderse. Se puede realizar visita guiada pero también ir de forma individual, por lo que varía en función de los gustos. La colección permanente se incrementa a medida que se hacen descubrimientos y que se van incorporando. Además, cuenta con exposiciones temporales de diferentes tipos.

Convento de las Clarisas

Otra parada obligada para todos aquellos amantes de los dulces es el Convento de las Clarisas. En dicho convento se pueden adquirir las míticas almendras garrapiñadas que son la especialidad de las monjas que viven en el lugar. Además, también se pueden comprar dulces típicos. Parada obligada.

Palacete de Laredo

Dependiendo de la forma en la que llegues a Alcalá de Henares pasarás por delante del Palacete de Laredo. De estilo neomudéjar, el Palacete se encuentra situado en el paseo de la estación, por lo que si se llega a Alcalá en tren se pasa por delante al encaminar el paseo hacia el casco histórico de la ciudad. En la actualidad es la sede del Museo Cisneriano y se puede visitar por dentro. Un palacio muy bonito que invita a entrar para conocer sus detalles en el interior.

En el exterior, el Palacete de Laredo es así de bonitoEn el exterior, el Palacete de Laredo es así de bonito

Museo Casa de Hippolytus

A las afueras de Alcalá de Henares pero siendo un lugar cercano para acudir incluso a pie, el Museo Casa de Hippolytus es un conjuntos de vestigios de una villa romana por la que se puede incluso caminar sobre unas pasarelas y observar con detalle los diferentes mosaicos y los asombrosos restos romanos. Es otra forma de conocer otros aspectos de la ciudad de Alcalá de Henares.

Para concluir se pueden mencionar otros lugares que no se pueden pasar por alto si se pasea o visita Alcalá de Henares. El Palacio Arzobispal no se puede ver por dentro pero merece la pena ver la fachada y el patio exterior, así como la torre del palacio. Además, las cigüeñas son casi otro emblema de la ciudad, ya que en cada iglesias o tejado de la ciudad madrileña se pueden ver grandes nidos con las cigüeñas y sus crías. El lugar más emblemático de Alcalá es su calle principal con los soportales, bajo los que se albergan multitud de tiendas y locales en los que disfrutar del ocio de Alcalá de Henares.

Artículos recomendados