Menú
Descubre todo sobre Isla de Pascua, el rincón habitado más remoto del planeta
Descubre todo sobre Isla de Pascua, el rincón habitado más remoto del planeta
GUÍA BÁSICA

Descubre todo sobre Isla de Pascua, el rincón habitado más remoto del planeta

Preguntas como qué ver, cómo llegar o qué hacer son las principales que se hacen los viajeros de Isla de Pascua, uno de los lugares más mágicos y desconocidos del mundo

Jorge del Caz Martín

Los viajeros que buscan experiencias auténticas tienen que pasar alguna vez en su vida por Isla de Pascua. Conocida oficialmente como Rapa Nui, se trata de una minúscula formación insular situada en la Polinesia chilena que para muchos es considerada el rincón habitado más recóndito de todo el planeta Tierra, el lugar en el que poder reencontrarse con las verdaderas raíces de la naturaleza y la creación humana.

Bajo toneladas de tierra, las cabezas ocultan cuerpos completos con pies y manosBajo toneladas de tierra, las cabezas ocultan cuerpos completos con pies y manos

Aunque Isla de Pascua pertenece a Chile, el continente al que está adherida es Oceanía, destacando de ella sus famosos moáis, el paisaje volcánico, sus abruptos acantilados y alguna playa de arena rosada. El aura ancestral que emana esta minúscula isla hechiza a todo el que la visita, que siempre se queda con ganas de repetir. Si quieres descubrir todos sus secretos y enigmas, además de consejos prácticos para preparar un viaje hasta ella, te contamos a continuación todo lo que tienes que saber de Isla de Pascua para que la experiencia sea perfecta e inolvidable.

Cómo llegar a Isla de Pascua

Nadie puede negar que Isla de Pascua o Rapa Nui se encuentre en el ombligo del mundo, sobre todo cuando te paras a pensar cómo llegar hasta ella. El avance en los transportes ha permitido que sea posible viajar a prácticamente cualquier lugar del planeta de forma más o menos sencilla. En el caso de Isla de Pascua, la opción más fácil es a través de un vuelo directo desde Santiago de Chile. Con una duración de cerca de seis horas, existen frecuencias diarias y está operado por la compañía LATAM. Sin embargo, puede ser que estés de viaje por la Polinesia Francesa, estando conectada Rapa Nui con el aeropuerto de la isla de Tahití. Cabe destacar que, una vez que aterrizas, puedes encontrar servicios típicos como alquiler de coches para poder moverte libremente por todos los rincones de la isla. Otra de las opciones para conocer Isla de Pascua es a través de un crucero, ya que ciertas compañías como Oceania Cruises cuentan con paradas en este paraíso.

Antes de llamarse Rapa Nui, la misteriosa isla se llamaba 'El ombligo del mundo'Antes de llamarse Rapa Nui, la misteriosa isla se llamaba 'El ombligo del mundo'

Tanto si se accede por mar como por aire, la policía chilena obliga a cumplimentar el Formulario Único de Ingreso a Rapa Nui. Este es uno de los aspectos importantes a tener que cuenta a la hora de preparar el viaje a Rapa Nui, ya que el viajero no puede olvidar que la ley permite permanecer, residir y trasladarse hacia y desde el territorio de Isla de Pascua por un periodo máximo de 30 días. Del mismo modo, hay que tener billete de ida y vuelta, pasaporte en regla, presentar una copia del billete de vuelta y reservar el alojamiento en un establecimiento turístico autorizado o bien recibir una carta de invitación de un residente para quedarse en la isla, aunque en ambos casos hay que notificar el lugar en el que se aloja la persona.

Hanga Roa, la capital de Isla de Pascua

Casi 164 kilómetros cuadrados componen la superficie de Rapa Nui, por lo que recorrerla alojándose en un mismo punto es la mejor opción. En cinco días puedes empaparte al máximo del misticismo de esta espectacular isla, pudiendo recorrerla en coche, contratando excursiones o alquilando una moto para sentir la pureza del aire del Océano Pacífico en la cara mientras contemplas las maravillas pascuenses. Hanga Roa es la capital insular, siendo en esta ciudad donde se encuentran los alojamientos turísticos de Rapa Nui y el punto en el que habita cerca del 90% de la población local, ya que en ella hay tiendas, restaurantes o centros de ocio. Es por ello que sirve de centro de acogida de todos los viajeros que reciben, partiendo desde aquí sus excursiones diarias al resto de rincones de la isla. Aprovechando algún paseo por la ciudad, muchos aprovechan a entrar en una oficina de correos para estampar el sello del maoi en su pasaporte, uno de los mejores souvenirs que se llevan de recuerdo.

Los moais fueron hechos para representar a los ancestros importantes de Rapa NuiLos moais fueron hechos para representar a los ancestros importantes de Rapa Nui

En Hanga Roa se pueden visitar varios atractivos turísticos. Cabe destacar el puerto escondido Hanga Piko, donde las barcas pesqueras tradicionales de los lugareños son las dueñas del lugar, aunque lo más sorprendente es que esta pequeña bahía es el único lugar de entrada y salida por mar de la isla. Es un buen punto para practicar Turismo Activo, ya que cuenta con un centro de buceo, canoas para la práctica del deporte local y barcos con fondo de cristal para observar el rico fondo marino pascuense. Por su parte, al norte de la ciudad se encuentra Tahai, un centro arqueológico único en el que se contempla el atardecer más maravilloso que jamás hayas observado. Con tres conjuntos ceremoniales o ahu, conocer este rincón permite acercarse a la cultura moái.

Ahu Ko Te Riku llama la atención por ser el único de toda la isla con sus dos ojos blancosAhu Ko Te Riku llama la atención por ser el único de toda la isla con sus dos ojos blancos

En Tahai sorprende el Ahu Ko Te Riku por sus ojos restaurados y pintados, el único de la isla que así los tiene; el Ahu Tahai por ser el único solitario de la isla de 4,5 metros de altura y la joya de la corona, el Ahu Vai Uri. Este último complejo es el más fotografiado del lugar, sobre todo en el momento del crepúsculo, cuando los turistas se sientan frente a los moáis a ver caer el sol. Contemplar estas estatuas por primera vez y en ese preciso momento te ayudará a empatizar con lo que sintió el navegante neerlandés Jakob Roggeveen cuando arribó por primera vez el 5 de abril de 1722 el día de las Pascua de Resurrección y se encontró con ellas. Si te preguntabas por qué se le puso el nombre de Isla de Pascua a Rapa Nui, ya tienes la respuesta.

Ahu Tongariki, cultura moái en estado puro

Por qué se construyeron los moáis o qué significan son algunas de las dudas que todo turista tiene cuando los contempla. Sin embargo, no existe una respuesta certera al respecto, ya que hay diversas teorías. La más extendida es que representan a los seres queridos difuntos de las tribus pasadas de Rapa Nui, pretendiendo con ello extender su aura sobre los vivos.

Los Ahu Akivi hacen honor a las siete primeras personas que llegaron a la islaLos Ahu Akivi hacen honor a las siete primeras personas que llegaron a la isla

El punto de la isla más importante para conocer esta cultura ancestral es Ahu Tongariki, el centro ceremonial más importante de Isla de Pascua al ser el que más moáis concentra, un total de 15 que dan la espalda al Océano Pacífico. Todos los moásis están en esta posición, salvo los de Ahu Akivi, siete esculturas que miran hacia las aguas marinas y representan a las siete primeras personas que llegaron a la isla. Mientras que los turistas ven el atardecer a Tahai, prefieren contemplar el amanecer en Tongariki, sobre todo durante el verano austral, cuando el sol sale justo por detrás de los moáis.

Rano Raraku, Poike y Rano Kau, magia volcánica

Otro de los rincones por los que hay que pasar por Isla de Pascua es Rano Raraku, uno de los tres conos volcánicos de la isla y el lugar en el que se pueden conocer a la perfección las técnicas de construcción y tallado de cerca del 90% de los moáis, ya que sirvió de cantera para esculpirlos y después trasladarlos a diferentes rincones. Sin embargo, parece que el tiempo se detuviera en Rano Raraku, como si de un día para otro las tribus pasadas dejasen de dar forma a sus moáis, pues hay muchos esparcidos por todo el perímetro y a medio terminar, constituyendo un paisaje realmente asombroso.

El volcán Rano Raraku fue una cantera durante unos 500 añosEl volcán Rano Raraku fue una cantera durante unos 500 años

En la lengua madre de Rapa Nui, Rano Kau significa "volcán extenso", ya que el cráter llega a alcanzar los 2 kilómetros de diámetro. Desde él se observa una maravillosa panorámica que demuestra que Isla de Pascua es un destino turístico en el que la historia, cultura y naturaleza se dan la mano y caminan juntas. Cerca se encuentra la aldea arqueológica de Orongo, al pie de un acantilado y donde se celebraba cada año el Tangata Manu, la famosa competencia del hombre-pájaro con la que se escogía al líder anual de la isla. El juego consistía en que los participantes, que eran representantes de cada una de las tribus rapa nuis, tenían que bajar pro el acantilado y cruzar el mar entre tiburones para llegar al islote Motu Nui, en el que el pájaro manutara anida. El primero que llegase con uno de los huevos, se convertía en el jefe insular.

Todos los volcanes de Isla de Pascua están dormidos y visitarlos es una experiencia increíbleTodos los volcanes de Isla de Pascua están dormidos y visitarlos es una experiencia increíble

El rincón volcánico por excelencia es Poike, ya que es el más antiguo de la isla y su nombre significa "el lugar donde se quiebra la noche" por ser el punto exacto en el amanece cada día. Los acantilados que se han ido formando con el paso de los años a su alrededor son sobrecogedores, mezclándose el tono verde de la vegetación con el el gris de la piedra volcánica. En una de sus colinas, los turistas trata de buscar el rostro de Vai a Heva, una cabeza de 3 metros tallada en la propia roca. Hace más de tres millones de años que se produjo la primera erupción de Poike que provocó en nacimiento de este paraíso conocido como Isla de Pascua, en el que los moásis son y serán sus eternos moradores, custodiando el eterno espíritu de la tradición rapa nui.

Anakena, playa paradisíaca para cerrar el viaje

Después de cuatro o cinco jornadas de viaje por Isla de Pascua visitando moásis y cráteres volcánicos, el último día se puede dedicar a disfrutar de una jornada de playa. Aunque se trata de una isla ubicada en la Polinesia, lo cierto es que no es tan paradisíaca como puedes pensar, ya que es puramente volcánica y pétrea. Sin embargo, cuenta con un rincón en el que poder descansar de las caminatas diarias en Anakena. Allí se encuentra una playa de arena fina rosada y blanca y de aguas cristalinas con palmeras alargadas, al más puro estilo caribeño, que es el perfecto rincón para terminar las vacaciones rodeados de paz y calma. No obstante, no te podrás despistar mucho porque allí también te estarán vigilando los moáis, encontrando siete muy cerca de donde plantes tu toalla.

Artículos recomendados