• News
    • Celebrities
    • Realeza
    • Sociedad
    • Cine
    • Televisión
    • Música
  • Moda
    • Tendencias
    • Artículos
    • Looks
    • Diseñadores
    • Modelos & Iconos
    • Marcas
    • Complementos
    • Niños
    • Hombres
  • Belleza
    • Cara
    • Cabello
    • Cuerpo
    • Looks
    • Maquillaje
    • Tratamientos
    • Perfumes
    • Celebrities
    • Marcas
    • Hombres
  • Fit
    • Entrenamiento
    • Dietas
    • Nutrición
    • Cuerpo
    • Mente
  • Pareja
    • Amor
    • Sexualidad
    • Salud
    • Divorcio
    • Relatos
  • Padres
    • Alimentación
    • Salud
    • Psicología
    • Educación
    • Ocio
    • Calculadoras
    • Nombres
    • Canciones infantiles
    • Dibujos para colorear
    • Diccionario
  • Cocina
    • Recetas
    • Nutrición y dieta
    • Alimentos
    • Gastronomía
    • Restaurantes
  • Hogar
    • Bricolaje
    • Decoración
    • Jardinería
    • Manualidades
    • Ecología
    • Economía doméstica
  • Salud
    • Medicamentos
    • Enfermedades
    • Cáncer
    • Menopausia
    • Alergias
    • Dietética
    • Vida sana
  • Psicología
    • Terapia
    • Ansiedad
    • Depresión
    • Emociones
    • Coaching
    • Relaciones
  • Mascotas
    • Perros
    • Gatos
    • Peces
    • Pájaros
    • Roedores
    • Exóticos
  • Viajes
  • Horóscopo
    • Zodíaco
    • Horóscopo chino
    • Tarot
    • Numerología
    • Rituales
    • Test de compatibilidad
Buscar

Bekia viajes

Destinos

Una mañana en el Guggenheim de Bilbao, el museo que cambió la ciudad

Una mañana en el Guggenheim de Bilbao, el museo que cambió la ciudad
TURISMO CULTURAL

Una mañana en el Guggenheim de Bilbao, el museo que cambió la ciudad

El 'efecto Guggenheim' es la transformación arquitectónica de Bilbao fruto de la construcción de este museo de arte contemporáneo junto a la ría del Nervión.
Jorge del Caz Martín

Al igual que ocurre con las personas, las ciudades también van evolucionan conforme van creciendo. Un claro ejemplo lo encontramos en Bilbao. Todo el que haya visitado este destino turístico del País Vasco antes de la década de 1990 sabe perfectamente el cambio radical que ha vivido en los últimos tiempos como consecuencia del proceso de desindustrialización que llevó a finales del anterior milenio. De ser una ciudad negra y tonos grises, en la que el olor a carbón y hierro forjado se hacía presente en el ambiente, pasó a convertirse en un referente en urbanismo y arquitectura de vanguardia en toda España, y el Museo Guggenheim tuvo mucho que ver en todo ello.

El museo Guggenheim demuestra la modernización de BilbaoEl museo Guggenheim demuestra la modernización de Bilbao

Bilbao puso fin a su actividad industrial, basada principalmente en la siderurgia y la construcción naval, para abrirse al mundo y ofrecer una cara más cultural, a la orden de los nuevos tiempos que se avecinaban después de un pasado hegemónico en el que fue uno de los puertos marítimos y comerciales más importantes del continente europeo. El espectacular resultado de su transformación lo contemplamos hoy en día desde el Puente de La Salve, admirando la maravillosa panorámica que desde aquí nos ofrece el gigante de titanio diseñado por Frank Gehry para dar hogar a una de las exposiciones de arte contemporáneo más importantes de Europa. Continua desde aquí el camino hasta la entrada del museo y descubre con Bekia Viajes todos los secretos que te contamos a continuación.

El efecto Guggenheim en Bilbao

Al pie de la ría del Nervión se levanta el majestuoso edificio vanguardista del Museo Gugggenheim Bilbao. No es casualidad ni fruto del azar que la Fundación Solomon R. Guggenheim, creada en 1937 para la promoción y difusión del arte moderno y contemporáneo, decidiera establecer una sede europea en esta ciudad española. Como hemos comentado, a comienzos de la década de los años 90, Bilbao había decidido poner fin a su etapa industrial y quería borrar esa imagen desalentada que transmitía al mundo. Aunque se pensó en Madrid, Barcelona, Santander o Sevilla, Thomas Krens, director de la institución en aquellos momentos, se vio fascinado por el recibimiento que le dieron en esta villa vasca, por lo que no lo dudó al asignar el proyecto a los bilbaínos. De hecho, hay quienes afirman incluso que la noche anterior a su salida de Bilbao, y mientras paseaba de camino a su hotel regresando del restaurante en el que había cenado, Krens visualizó la ubicación del museo en la Campa de los Ingleses, lugar que realmente ocupó.

La famosa araña es una escultura llamada 'Mamá'La famosa araña es una escultura llamada 'Mamá'

Puede que haya quienes piensen que se exagera al afirmar que la construcción del Museo Guggenheim en Bilbao supuso la transformación radical de la imagen de la ciudad, tanto de cara a sus habitantes como al resto del mundo. Pero lo cierto es que fue así, y hasta en las propias universidades se estudia el llamado "efecto Guggenheim": apertura al mundo, aumento de la llegada de turistas y visitantes, regeneración urbanística y una nueva identidad social, cultural y económica. Tal es la magnitud del cambio que se experimentó que desde entonces más de 130 ciudades de todo el mundo han llamado a la puerta de la Fundación Solomon R. Guggenheim para seguir los pasos de Bilbao, aunque de momento este peculiar caso de éxito no se ha repetido.

El edificio del Museo Guggenheim de Bilbao

Una vez que se había decidido que Bilbao contaría con un Museo Guggenheim, el siguiente paso era escoger el arquitecto. Más allá del valor de los tesoros que las salas expositivas custodian, los espacios museísticos de esta institución se caracterizan por ser obras de arte en sí mismo, auténticos monumentos que atraigan la atención e interés de los visitantes. Aunque en un primer momento se pensó en llevar a cabo la restauración de la Alhóndiga, el proyecto pretendía ser mucho más ambicioso. Se convocó un concurso público al que se presentaron varios arquitectos, entre ellos Frank Gehry, que lo ganó. De hecho, el edificio que proyectó es uno de los grandes hitos de su carrera, llevándolo por bandera en su curriculum.

Estas 73 esferas en eje conforman la escultura denominada 'El gran árbol y el ojo'Estas 73 esferas en eje conforman la escultura denominada 'El gran árbol y el ojo'

La ubicación que se le dio al edificio permitió la recuperación de todo el cauce fluvial de la ría del Nervión. El museo fue construido entre octubre de 1993 y octubre de 1997, sirviendo como ratón de laboratorio, ya que se emplearon técnicas hasta entonces nunca vistas, lo que obligó a utilizar un software de la industria aeroespacial para conseguir trasladar los diseños a la realidad. Diversas placas de titanio recubren todo el cuerpo exterior, variando las tonalidades en función de la climatología de cada día. Vidrio y piedra arenisca son los otros dos materiales que forman parte del esqueleto del Guggenheim de Bilbao.

Recorre el interior del Museo Guggenheim de Bilbao

Un gran atrio da la bienvenida a los visitantes del Guggenheim de Bilbao. El museo se encuentra organizado en torno a tres plantas en las que se sitúan las 20 salas que albergan la exposición permanente y las temporales. Existen ascensores de cristal y torres de escalera de piedra caliza para poder desplazarse de un lado a otro, y el ritmo del arte marca el paso de los visitantes, que se van dejando llevar por las obras que van contemplando.

El blanco inunda todos los rincones del interior del Guggenheim, un color perfecto para no restar protagonismo a las obras que se exponen, además de dar una mayor sensación de luz y amplitud. La arquitectura interior está perfectamente escogida para presentar una exposición de arte contemporáneo, ya que cuadra a la perfección. Mientras que algunas de las salas presentan trazas cúbicas, otras son puramente rectas. En definitiva, un interior sublime para esta gran flor de titanio exterior que es el Museo Guggenheim de Bilbao.

La exposición del Museo Guggenheim de Bilbao

Aunque el edificio sea de por sí una joya de arte, no hay que dejar pasar la oportunidad de conocer todos los tesoros que se encuentran tanto en su interior como en el exterior. Con el objetivo de incentivar el acceso de los visitantes, algunas de las obras se encuentra en los alrededores del propio museo, no siendo necesario en este caso pagar una entrada para admirarlas. A continuación os contamos las imprescindibles que nadie debe de perderse cuando visita el Guggenheim de Bilbao.

'Puppy' es la escultura recubierta de flores perteneciente al Guggenheim'Puppy' es la escultura recubierta de flores perteneciente al Guggenheim

  • Puppy : muchos de los que visitan Bilbao desconocen que esta escultura recubierta de flores es una obra del Guggenheim, ya que se ha convertido en un atractivo turístico más de la ciudad. Fue diseñada y realizada por el estadounidense Jeff Knoos en 1992 y no hay turista que no se haga una foto a sus pies, ya que presenta una postal magnífica con el museo de fondo, sobre todo cuando las flores están en su máximo apogeo.
  • Mamá : después de cruzar el Puente de La Salve, los visitantes se encuentran con esta gigantesca escultura que representa a una araña. Fue diseñada por la artista francesa Louise Bourgeois y realizada en bronce, acero y mármol. Aunque es una de las obras de la colección del Guggenheim de Bilbao, otros muchos visitantes del mundo han podido pasea por debajo de sus patas porque ha sido expuesto en más museos.
  • Tulipanes : otra de las obras de Jeff Knoos que alberga el Guggenheim es la situada en la terraza del museo y que representa a 7 coloridos tulipanes de grandes dimensiones. Llegaron en 2006 y desde entonces no hay visitante que no se haya hecho una foto junto a ellos o se haya visto en su reflejo.
  • El gran árbol y el ojo : también de la exposición permanente forma esta obra del artista indio Anish Kapoor. Un total de 73 esferas de acero que se sostienen en un eje y que miran a la ría del Nervión representando lo efímera que es la vida, a pesar de que muchos crean que representan a meras moléculas de agua. He ahí la magia del arte contemporáneo.
  • La materia del tiempo : se trata de un conjunto de laberintos que los visitantes recorren por dentro y situados en una amplia sala del museo. Diseñada por Richard Serra, esta obra es una de las grandes atracciones interiores y que hace reflexionar a los visitantes sobre el tiempo, mientras tratan de buscar la salida dándose cuenta de lo rápido que pasa aunque aparente lo contrario.

Cuándo visitar el Museo Guggenheim de Bilbao

Después de haber descubierto algunos de los secretos que te esperan en el Museo Guggenheim, ahora solamente te queda reservar durante tu viaje a Bilbao un día para llevar a cabo la visita. El museo abre todos los días de la semana a excepción de los lunes, que permanece cerrado, en horario ininterrumpido de 10:00h a 20:00h, no distinguiendo entre horario de verano y de invierno. Hay que tener en cuenta que el día de Navidad y de Año Nuevo, es decir, 25 de diciembre y 1 de enero respectivamente, no abre sus puertas al público.

Los famosos 'Tulipanes' son un gran atractivo para las fotos por sus coloresLos famosos 'Tulipanes' son un gran atractivo para las fotos por sus colores

En cuanto a las tarifas, lo mejor es consultarlas en la propia web del museo unos días antes de planificar la visita, ya que varían en función de las salas que tengan abiertas en ese momento o si hay exposiciones temporales. Sin embargo, sí que es importante destacar que hace distinción de clientes en función de si se es estudiante, jubilado o menor de edad, entre otros.

Artículos recomendados